Lo que no vas a obtener en los controles de calidad

Los informes resultantes de los controles de calidad son una estupenda herramienta para conocer si nuestros productos se han desarrollado acorde a nuestras necesidades pactadas, y, por supuesto, debemos usarlos para tomar las decisiones finales respecto a lo que haremos con el producto.

Lo que no podemos esperar es que dichos informes nos solucionen todo tipo de problemas por ellos mismos.

Muchos compradores sobreestiman el alcance de los controles de calidad, por lo que vamos a proceder a comentar algunos de estos malentendidos para evitar caer en posibles errores y prever mejor cómo llevarlos a cabo:

Un informe de calidad no te dará la última respuesta

Este quizá es el error más común en el que los compradores novatos caen, y es que muchos piensan que el resultado del control dictará por él mismo si se deben o no enviar finalmente los productos o se rechazarán.

Usualmente los controles de calidad pueden arrojar como resultados el “aprobado”, “suspenso” o “pendiente”, pero el hecho de que nuestro control haya obtenido la aprobación no significa que nuestro proveedor tenga directamente autoridad para proceder a enviar los productos. Igualmente, si el control de calidad se suspende, puede que nos interese seguir adelante con el pedido.

Pongamos un ejemplo práctico para entenderlo mejor. Imaginemos que hemos pedido camisetas y el fabricante, por error, ha impreso las etiquetas de las mismas en un color diferente al que le exigimos. Aunque el controlador de calidad haya remitido un informe como “suspenso”, puede que nosotros consideremos este error finalmente como algo aceptable y decidamos seguir adelante con el envío. Al final, la decisión será nuestra.

Igualmente, sería interesante informar a nuestro inspector si no estamos de acuerdo con el resultado que muestra el informe. Ya sea porque creamos que los criterios utilizados deberían ser más duros o más flexibles, ofrecer este tipo de comentarios, tanto al inspector como al proveedor, ayudará a obtener mejores informes en el futuro.

Un informe de calidad no se realiza sobre cada pieza

Muchos compradores creen que, por defecto, los controles de calidad se realizan sobre cada producto individual del pedido. También hay quienes creen que se toma una muestra elegida de forma arbitraria. Ambas conclusiones no son correctas.

En la mayoría de casos, inspeccionar el 100% del pedido no tiene sentido, ya que es poco práctico y, sobre todo, muy costoso.

Aún así, hay algunos casos en los que sí sería interesante la inspección del pedido completo:

  • El tamaño del pedido es muy pequeño e implicaría muy poco tiempo el inspeccionar cada pieza.
  • Se está inspeccionando productos de muy alto valor (ej. Joyas)
  • Se está inspeccionando por primera vez el pedido de un nuevo proveedor.

En cuanto al tamaño de la muestra, lo habitual es que esté supeditado a los niveles de AQL que se hayan establecido. Existen otros estándares en la industria, pero el sistema AQL es el que ofrece mejores resultados y el más aceptado en todo tipo de industrias.

 

Un informe de calidad no ofrece soluciones de corrección de defectos

En los informes nos encontraremos la descripción detallada de los defectos encontrados en los productos, pero lo que no podemos esperar es que nos digan cómo se generaron y cómo se deberían solucionar.

Evidentemente, aquí también dependerá de la experiencia de la empresa controladora y la relación que guardemos con ella.

Un controlador experimentado sí que será capaz de especular con las posibles causas de los errores y ofrecernos sugerencias sobre acciones correctivas.

En SedeenChina, por ejemplo, nuestra implicación con los clientes es máxima y nuestro asesoramiento siempre va un paso más allá de los estándares de la industria, ya que, además de los años que llevamos tratando con todo tipo de fábricas, somos el departamento de compras en China de las empresas que así nos contratan.

Un informe de calidad no informa sobre la situación de la fábrica

Muchos importadores esperan que en los propios informes de calidad se les detallen todo tipo de datos acerca de la fábrica: Su capacidad de producción, número de trabajadores e incluso información financiera de la misma. Pero recopilar este tipo de información no es objeto de un control de calidad.

Un control de calidad nos informará sobre temas como qué porcentaje de nuestro pedido está terminado o si los productos cumplen o no con los requisitos establecidos, pero lo que no dirá es nada sobre las condiciones de la fábrica, su nivel de desarrollo, la seguridad de los trabajadores o cualquier otro dato sobre la fábrica que no esté relacionado de forma directa con el producto inspeccionado.

Para este tipo de cuestiones lo habitual sería realizar una auditoría de fábrica de forma previa, donde sí tendría sentido la investigación sobre los datos mencionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.