Auditorias de fábrica en China

A la hora de embarcarse en un proyecto en China, los compradores suelen centrar su atención en el producto y todo lo que le rodea: Calidad del mismo, tiempos de producción, personalización… la lista de opciones puede ser infinita.

Por supuesto, todos ellos son puntos a tener en cuenta para que nuestro negocio salga adelante con ciertas garantías, y de ahí que los controles de calidad sean cada vez más solicitados y valorados, incluso por los pequeños emprendedores.

La cuestión es que antes de realizar el control de calidad hay un paso previo que muchos empresarios pasan por alto: las auditorias de fábrica.

Qué es una auditoría de fabrica

Una auditoria de fábrica es un proceso de investigación in-situ que trata de averiguar si precisamente dicha fábrica se ajusta a las necesidades del comprador.

Es un paso especialmente importante en China, ya que en muchas ocasiones los compradores realizan sus trámites online, sin acudir al país asiático, e incluso sin llegar a saber si realmente están tratando con una fábrica real o un trader.

Motivos para realizar una auditoría de fábrica

Entre las distintas motivaciones que argumentar para realizar la auditoría, diferenciemos según los resultados que pretendemos obtener:

Resultados objetivos

Como su propio nombre indica, estos resultados serán los más lógicos y medibles por los auditores.

Un primer resultado deseado es tan simple como importante: Poner en conocimiento la existencia (o no) de la fábrica. En más ocasiones de las que cabría esperar se producen todo tipo de estafas relacionadas con este apartado. Realmente no sabemos quien está detrás de una cuenta de Alibaba, por más que exhiban fotos de la supuesta fabrica. Es por eso que esta verificación resulta tan importante y nos puede ahorrar mucho tiempo y dinero.

El siguiente objetivo a verificar será la comprobación de las distintas instalaciones y activos de la empresa. Se comprobará que la fábrica es la adecuada para la producción de nuestros productos, el tipo de maquinaria que usa y su cantidad, el número de empleados, etc. De nada nos servirá una fábrica que no se adapta a nuestras necesidades.

Según las instalaciones y maquinaria que veamos, podremos deducir también la calidad de los productos que son capaces de producir.

En muchos casos suele haber incongruencias entre lo que los fabricantes afirman y la realidad (número de trabajadores, maquinaria, etc.) por eso es conveniente hacer estas auditorías.

Además de todo lo anterior, otro punto a verificar será la capacidad de la fábrica para satisfacer futuras necesidades. Por ejemplo, es posible que como compradores tengamos en mente aplicar cierta personalización a nuestros productos. En este caso, deberíamos comprobar si la fábrica cuenta con maquinaria para realizar este tipo de encargos.

También, a la hora de auditar una fábrica, deberemos ser capaces de averiguar cuál es la máxima capacidad de pedidos de la misma.

Si simplemente se lo preguntamos al fabricante, normalmente siempre nos responderán que sí a cualquier cifra que propongamos. Esta es una respuesta prácticamente automática que realizan con tal de no perder al cliente.

Resultados psicológicos

Con la auditoria crearemos una relación y compromiso diferenciador con el fabricante.

Son muchos los compradores que utilizan la táctica de realizar un pedido inicial bajo a la vez que prometen grandes pedidos en el futuro con la esperanza de obtener mejores precios y condiciones. Esta estrategia ya no funciona, puesto que todo el mundo hace lo mismo. Pero si realizamos una auditoria de fábrica, daremos un paso que nos diferenciará del resto. El proveedor nos verá como un proyecto serio y con largo recorrido, ya que hemos dado el paso de ir físicamente a la fábrica, y probablemente obtengamos un trato prioritario.

Además, sabrá también que tenemos la capacidad de volver a la fábrica en más ocasiones, por lo que el proveedor prestará especial atención a nuestros productos y pedidos para que estos se desarrollen lo mejor posible y estemos satisfechos con sus servicios.

Estos son solo algunos de los motivos para realizar una auditoria de fábrica en China antes de tomar una decisión final acerca de la elección del fabricante, pero la lista podría ser mucho más larga.

Un servicio de auditoria tiene un coste económico realmente bajo, pero el rendimiento que producirá en nuestro proyecto así como los posibles problemas que evitaremos, no tiene precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.