Siguen los esfuerzos de la prensa por mostrarnos que China se hunde. Lo que muchas veces tenemos delante y no somos capaces de ver es que los problemas de China son auto-inducidos y, por tanto, el gobierno los puede solucionar de la noche a la mañana con un edicto imperial, digo… con un decreto.

Entre tanto, China se prepara para hacer frente a los malos augurios de la prensa sinófoba con una batería de medidas, que cualquiera diría… «Claro, dictadura comunista. Esto lo solventarán contratando funcionarios, invirtiendo en obra pública y con subsidios a las clases más desfavorecidas, ¿no?».

Bueno, eso es lo que pensaría alguien que todavía no está suscrito a este canal, pero para los que ya tenéis un poquito de conocimiento sobre lo que ocurre en China y cuáles son las políticas económicas del partido neoliberal… Digo, del partido comunista… Cuando se quiere reactivar la economía, pues el manual está claro: Bajada de impuestos, desgravaciones fiscales, reembolsos a empresas, presión a la banca para que duplique prestamos a la pequeña empresa, reducción de los gravámenes en la compra de automóviles y una prórroga en las contribuciones al seguro social de las empresas.

Que el dinero esté en los bolsillos de la gente que lo genera y no en manos de quien decida el burócrata de turno en su búsqueda de votos.

El otro día un cliente mío me enviaba un audio del programa de César Vidal donde un economista explicaba que mientras los Estados Unidos intentan aumentar los subsidios a las clases más desfavorecidas una dictadura comunista como China baja impuestos a las empresas. Y claro, no entendían nada los pobres. ¿Y desde cuándo está pasando todo esto? ¿Desde hace una semana, un mes quizá? Porque nos acabamos de enterar… Pues concretamente, miércoles arriba, miércoles abajo, esto está sucediendo desde hace 40 años. Bienvenidos, al presente.

Llevo 1000 años escribiendo mi libro “China: ni dictadura ni comunista”; si en algún momento sale a la luz prometo llevarlo al programa de César Vidal… Si me invitan a ello.

Más, caen los envíos marítimos desde Asia. ¿Por qué es relevante que caigan no sólo los de China sino también desde Taiwán o Corea? Porque desvincula la caída de las razones que habitualmente nos cuentan los medios para manipularnos. No caigamos en reduccionismos, la economía es más compleja. No sé si esto anticipa una recesión mundial pero no tiene buena pinta.

Vecinos

India limita sus exportaciones de azúcar y trigo preocupados por lo que se viene. Cuidado porque medidas así acostumbran a provocar más daños porque por un lado desincentivas la producción y por tanto los inversores mueven sus capitales a productos menos intervenidos y segundo porque menos exportaciones son menos dólares e India no es un país que se puede permitir jugarse en el casino sus figuras macroeconómicas.

También os digo, más de 30 países han entrado en esa línea proteccionista, Malasia, Indonesia, etc. Están en la misma línea, pensando en que los países ricos pueden pagar más y no notarán las carestías pero los países pobres son más vulnerables y ahí tienen toda la razón.

Siendo egoísta, pijo y un poquito cínico también os digo, ojalá India y sobre todo Brasil, limiten sus exportaciones de azúcar… Porque a lo mejor en el «primer mundo”, en el mundo desarrollado empiezan a comer más sano.

Corea del Norte ha lanzado varios misiles balísticos hacia el este. Los japoneses lo han ido retransmitiendo en directo, al final no ha sido nada pero aquí estamos jugando con fuego.

Joe Biden dice que Estados Unidos está listo para defender a Taiwán si surge un conflicto militar con China. Le ha faltado añadir, y estamos haciendo todo lo posible para que ese conflicto surja.

Y en línea con lo anterior, EEUU intenta hacer progresar su pacto de naciones del indopacífico. El nombre oficial es Indopacific Economic Framework (IPEF). Ya tiene el sí de 12 países entre los que están, obviamente India y Australia y en general la mayoría de los vecinos de China, en un enésimo intento de acorralamiento a China.

Taiwán no se puede unir oficialmente pero estará presente en sus oraciones. Esta película ya la habíamos visto, se llama Titanic, perdón, se llama Trans-Pacific Partnership, aquel pacto contra China donde aparecían los sospechosos habituales que además incluía a algunos países de América como Canadá, México, Perú o Chile.

Esta vez hemos cambiado a estos por India porque lo que buscamos es gente muy enfadada con China. Vale. Además te lo dicen a la cara; «no, este pacto no tiene nada que ver con el TPP porque no hay reducción de aranceles entre los miembros». No, si ya sabemos que no es un pacto pro-comercio, no hay nada constructivo en él.

¿Por culpa de quién no funcionó el anterior intento? Pues básicamente por culpa de la democracia. En China pueden esperar, pueden crear proyectos a 20 o 30 años vista, pero en países que se auto-perciben como democráticos, la diferencia no es que no haya un tirano sino que se cambia de tirano cada 4 años. Y cuando entró Trump tiró por la borda todo lo que había hecho su antecesor, se salió del TPP y le dio una bola extra a China. Bueno, veremos si en Titanic 2 Rose comparte la tabla con Dicaprio.

China y Rusia, que tampoco son hermanitas de la caridad, no se les ha ocurrido otra cosa que hacer unas maniobras conjuntas con aviones con capacidad nuclear muy cerquita de Japón, durante la visita de Biden. De verdad, ¿no hay nadie que quiera bajar un poquito la temperatura?

Más sobre pactos constructivos. La oposición laborista gana las elecciones en Australia y su líder Anthony Albanese dice que apoya el AUKUS, la alianza contra China del pacífico, habló de su relación con EEUU como la más importante para Australia y avanzó que las relaciones con China difícilmente mejorarán. Va tan bien la bolsa a nivel mundial que sólo necesitamos un tipo lanzando gasolina al fuego. ¿Recordáis que en un episodio anterior, hablando de las ganas de pelea que parecen tener los países… Dije que en este planeta no cabía un tonto más? Pues como veis, yo también me equivoco.

El gobierno checo va a revisar su relación con China en el marco de la plataforma 16+1. El grupo de países de la unión europea y los Balcanes que colabora con China de manera independiente. Si no conocéis este tratado, me lo decís y creo un episodio sobre ello. Dicen los checos que no se han cumplido las inversiones prometidas y que se replantean su apoyo a Taiwán. Os lo traduzco: Taiwán me importa mucho pero si me pagas lo suficiente puedo hacer todo lo que tú me pidas. Un dato para contextualizar la discusión, la prostitución es legal en República checa.

Y todavía una más: Reino Unido y Lituania pactan un acercamiento para aunar posturas contra los regímenes malignos.

Yo alucino. Aclaro que no se refieren a EEUU, sino a Rusia y China. Lo mejor es que han firmado un pacto de relaciones bilaterales para 100 años. ¿Esto va en serio? ¿100 años? ¿Los del Brexit? Esto es como ser el cuarto matrimonio de alguien y que no se te escape la sonrisa cuando el párroco diga “hasta que la muerte os separe”.

Además, ¿Por qué 100 años y no hasta el infinito? Ponerle caducidad a una amistad… a tan largo plazo qué sentido tiene. Me imagino a los negociadores, «firmamos 120 años… No, no, yo no me la juego, firmamos 100 que luego vete tú a saber si nos llevamos bien». Claro, no te arriesgas a que algo cambie en el año 2140, porque hasta el 2120 lo vas a tener todo controlado.

Empresas

Airbnb se va de China. Me encuentro en Costa Rica colaborando con algunas universidades y escuelas de negocio y justamente uno de los cursos se basa en analizar cada clase un casos de éxito o de fracaso en China. Y Airbnb es perfecto porque a menudo era colocado como caso de éxito.

Douyin, el TikTok chino lanza «Interest matching”, una funcionalidad que permite poderte relacionar con gente con tus mismos gustos. Es decir, si sigues a varios tipos de estos que te enseñan a ligar, Douyin te conectará con otros tipos frustrados que pasan el sábado por la noche en casa con su madre. No, en serio, las posibilidades son ilimitadas.

Xiaohongshu, una especie de Instagram chino permitirá compras de producto por todo el mundo a través de la red de comercio transfronterizo de JD.

Más allá de China, Samsung invertirá en 5 años 360.000 millones de $ en diferentes sectores desde microprocesadores hasta biotecnología, el equivalente a un cuarto del PIB de España y promete crear 80.000 puestos de trabajo.

No hablo mucho de Corea, me parece un país impresionante y, bueno, para los que me preguntáis dónde enviar a vuestros hijos para hacer prácticas y ver mundo antes de establecerse en algún lugar definitivamente, me parece un destino a tener en cuenta.

Además, a los coreanos tampoco les va muy bien a nivel reproductivo con lo que parte de esos 80.000 empleos tendrán que ser importados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.