Publiqué hace unos días un tweet sobre el tema de la semana, la guerra dentro del Partido Popular en Madrid.

Alguno de los que me seguís estaréis pensando, ¿Qué tiene esto que ver con China? Quedaos, quedaos que en seguida lo veréis… Lo mío fue un hilo donde expliqué lo que viví yo en los primeros minutos de la pandemia, cuando llegaban mascarillas con certificados falsos, tests que no testeaban, cuando no había respiradores, cuando desaparecían los aviones cargados de suministros…

Que a mí no se me ha olvidado, porque veía todo aquello pasar por delante, intentando sin éxito echar una mano… Y nada, el otro día al ver el tweet de la Presidenta de la comunidad de Madrid diciendo que con su hermano compraron las mascarillas a 5 euros cuando los demás las ofrecían a 6… Pues muy mal los demás, que quiere que le diga, pero comprar las mascarillas a 5 euros es una auténtica barbaridad.

Se me ocurrió contar parte de lo que yo viví sobre el tema y como la cosa se viralizó ligeramente, pues he pensado que valía la pena explicarlo un poquito mejor.

Porque algunas personas me acusaron de sacar esto ahora de manera ventajista… obviamente no han escuchado los podcast que grabé en aquel momento, las entrevistas que me hicieron…

Esto ya lo denuncié, pero como en aquel instante poca gente me hizo caso y ahora me están llamando de varios medios, pues que sirva este video como resumen. Y así de paso le doy más argumentos a los me han amenazado con llevarme ante la justicia.

¿Qué hago en China?

Básicamente, para los que no conozcáis la historia ni a lo que me dedico, llegué a China hace casi 16 años. Desde el primer día me dediqué a asistir a compañías extranjeras en sus compras en China. Los últimos años he hecho otras cosas en diferentes países pero mi empresa sigue haciendo lo mismo.

Para lo que importa quedaos con esto, nos dedicamos a resolver problemáticas en lo que es producción, compra de productos, controles de calidad, exportaciones… Y trabajamos todo tipo de sectores: electrónica, confección, metalurgia y también suministros médicos.

Yo además, durante muchos años he dirigido mi propia fábrica, he hecho puestas en marcha de fábricas para clientes en todo tipo de sectores… Esto para ubicaros sobre quién os habla porque un poquito de experiencia en producción industrial en China sí tenemos.

No es una cuestión de partidos

Y a mí me dan igual las guerras internas del PP. De hecho soy bastante crítico con todo el sistema de partidos y todo el entramado comúnmente conocido como democracia, me parecen todos lo mismo, más aún facciones dentro de un mismo partido.

No quería perjudicar ni beneficiar a nadie, pero cuando tocan mi tema salto y en este caso salto además porque intenté ayudar, porque fue muy frustrante y ha sido una de las peores experiencias por las que he pasado desde que vivo en China.

Fue absolutamente vergonzoso lo que se hizo desde las distintas administraciones, como se asignaron los contratos, los precios que se pagaban, la poca rigurosidad y profesionalidad que hubo en las compras, todo ello además en un momento en el que se están muriendo tus propios ciudadanos. Es decir, no estaban importando llaveros ni peines, que entiendo que ahí ya sería bochornoso llevarse según qué comisiones, no, estaban comprando trajes con los que se tenían que vestir los sanitarios que se jugaban la vida para atender a la gente. Aquellos que eran aplaudidos con efusividad a las 8 de la tarde.

Mi empresa en los primeros minutos de partido se dedicó a atender a nuestros clientes de siempre, pero poco a poco, cuando me di cuenta de lo que se nos venía encima, empecé a contactar con las administraciones. Y esto, lo repito, no fue sólo con la Comunidad de Madrid. Me pasó con Cataluña, con el gobierno de España… es decir, con al menos 5 partidos diferentes involucrados.

Lo reitero porque no trato de buscar beneficio partidista en esto. En mi experiencia fue algo generalizado.

Indicadores y cambios

Estando en China, veíamos además los problemas antes de que llegaran. Siempre digo que China es en sí lo que se conoce en economía como un indicador avanzado. Estaba todo el mundo loco con las mascarillas todos los mails de España pedían mascarillas pero tú ya recibías mails internos de fabricantes de tests que te decían, «tengo toda la producción de tests de los próximos meses vendida, si quieres algo dímelo ya porque si no no voy a poder servirte hasta el año que viene».

Y tú decías, «¿tests? No no, sólo me piden mascarillas». Después hubo escasez de trajes, respiradores… Cada semana la urgencia era distinta.

¿Sabéis las series americanas que hay algunas que siguen un guion toda la temporada pero hay otras donde los episodios son independientes y hay un malo al que hay que atrapar y cada episodio cambia? Eso se conoce como «monster of the week». Pues así lo viví yo, cada semana te incorporabas el lunes habrías el portátil y tenías 20 correos nuevos explicándote que lo del viernes ya no interesaba y ahora teníamos un nuevo monstruo de la semana. Y a empezar de 0.

Imposible comprar tan mal

Cuando empecé a ver que las administraciones me pedían precio pero después no se cerraba nada… Dije, «bueno, debe ser que no soy competitivo».

Yo incluyo mucho servicio, no soy un broker que cierra tratos desde las torres KIO de Madrid. Trabajo sobre el terreno, de los casi 16 años que llevo en China, 13 los he pasado en lo que se conoce como la China profunda, no viviendo en burbujas occidentales en una grandes capitales, sino en polígonos industriales, trabajando mano a mano con los maquinistas, con los moldistas, haciendo puestas a punto controlando las producciones.

Desde hace años, por suerte, tengo un equipo formado que se desplaza a las fábricas a hacer controles de calidad, a verificar que las fábricas existen, que parece un chiste pero no lo es tanto, que cumplen con unos requisitos de calidad mínimos, no trabajamos con las fábricas más baratas, porque llevamos muchos años en esto… bueno, si me rechazan pensé… «señal de que somos demasiado caros». Nada. Olvidémoslo.

Pero no, de repente te enterabas que las mascarillas se habían comprado con un 500% de sobreprecio, que llegaban con certificados falsos, que los tests no testeaban, que no tenían respiradores cuando yo sí podía conseguirlos y empiezas a pensar, cuidado porque las coincidencias no existen.

Se puede dar un error, dos… Pero cuando ves 27 pedidos y los 27 son un auténtico desastre. Eso no puede ser un error, eso tiene que ser un plan.

Y efectivamente, desde Madrid me llamaban y me decían que les había desaparecido un avión y que tenían que hacer llegar uno como fuera. Les daba igual trajes, que mascarillas. Ponme un puto en Madrid.

Desde Cataluña me llamaban y me daban ya al proveedor chino con el que yo tenía que negociar. ¿Perdón? Y cuando yo les ofrecía uno alternativo dejaban de responderme el teléfono.

Las mascarillas, esas FFP2 las ofrecíamos a 1,20, a 1,30… No sé a 1,80 quizá en los peores momentos, no recuerdo, las cifras bailaban todos los días. Nos pasábamos la jornada colgados del teléfono… Pero es que de 1,20 a 1,80 es un 50% de aumento, una auténtica barbaridad… ¿Y ahora presumen de haberlas comprado por 5 euros? Estamos hablando de un precio un 400% más alto?

Lucro vs corrupción

En aquel momento, la discusión que autorizaba un pedido se medía en centésimas. Ofrecías 1,20 y tu cliente te decía, «lo siento eres muy caro, a mí me las ofrecen a 1,14». Vale. Yo no entro a regatear. Yo intento ofrecer un producto de calidad de un proveedor solvente. Si no entra en precio no hay problema.

Pero así es como negocia un privado. No puedo llegar a imaginar como negociaba la administración pública para comprar mascarillas a los precios que han salido publicados. Bueno, si llego a imaginármelo e imagino que todos vosotros también.

Y ojo, lo he dicho siempre, a mí que un empresario se lucre me parece fantástico y que se lucre durante una pandemia en la que muere gente también. Cuanto más ganen más les interesará colocar el producto en el país y antes dejaremos de ver aquellas fotos dantescas de personal médico vistiéndose con bolsas de basura mientras mis precios eran rechazados porque los contratos ya estaban asignados.

Pero una cosa es que un empresario intente lucrarse al máximo y otra cosa es lo que hemos visto durante esta pandemia. No soy jurista, no sé cómo se tipifica esto en el código penal, no sé ni siquiera si es delito porque si yo quiero pagar 30 euros por un café, creo que no es ilegal. En todo caso, podrán tildarme de estúpido pero no de corrupto.

Si lo hace la administración ahí ya no tengo ni idea de cómo se investiga. Ya sabéis, el dinero público no es de nadie.

Intermediarios que empeoran los tratos

Si que hay un tema que me parece que es muy tramposo. Se está desviando mucho la atención con la comisión cobrada por Tomás Ayuso, he leído que es de 55.000 euros, después que hay más contratos que en total son 200.000 o 300.000, sinceramente me da igual. Os puedo decir que yo en toda mi vida laboral en China nunca he cobrado una comisión así, pero quizá es que yo soy muy barato y el tipo es muy bueno. Cada uno le pone precio a su trabajo, ahí no me puedo meter.

Pero sí Me gustaría tener un debate con él para ver cuánto sabe de procesos industriales en China, porque me han pasado su curriculum, he visto que ha desaparecido después de LinkedIn, bueno, me encantaría charlar un rato con él porque cuesta encontrar en China a alguien tan valioso. Lo digo por experiencia.

Claro, yo cobro a mis clientes por mejorar sus condiciones de compra. Es decir, mi coste se acaba diluyendo en los descuentos que consigo o en las soluciones que proporciono a problemáticas existentes.

Lo digo porque un periodista estos días me preguntaba:  «La comunidad ha comprado a un proveedor y hay un intermediario. ¿Este esquema es razonable?» Y sí, razonable es. Es un esquema muy común en las compras en China. Con dos puntualizaciones.

Una, el proveedor debería ser lo más cercano a la fuente original, en este caso a la fábrica. Si el proveedor es el chino de Fuenlabrada que antes traía jarrones y hoy trae mascarillas mal vamos. Porque ese tipo es otro intermediario y no sabemos lo larga que es la cadena de empresas que se han colado ahí en medio, pidiendo cariño, hasta dar con la fábrica.

Y dos, el intermediario, cobra una comisión por mejorar la operación, no por empeorarla. La comunidad de Madrid es perfectamente capaz o eso espero, si no echadlos a todos, de meterse en Alibaba, y hacer un pedido de mascarillas y hasta si tiene suerte dará por casualidad con una fábrica.

Si contrato un intermediario es para que me mejore la situación inicial. Es decir, para que filtre entre los proveedores que aparecen en la web, para que los visite, para que negocie por mí ya que él es un experto en negociación con empresas chinas, para que revise la documentación, la calidad del producto, las certificaciones… Puedo entender que contrates a Messi para que encuentre una escuela de fútbol para tu hijo en Madrid. Suponiendo que Tomás Ayuso sea Messi, lo que no puedo entender es que Messi te acabe cobrando una barbaridad por una escuela, donde te van a cobrar 5 veces lo que le cobran al resto de vecinos y donde las porterías no se aguantan de pie.

¿Cuál es la labor exacta que ha realizado este hombre para cobrar esa comisión? Me cuesta entenderlo, la verdad.

Rechazar ayuda gratuita

Pero, con todo esto, os decía que están desviando la atención de la conversación… han ganado en el relato y hábilmente se han centrado en lo que se llevó él por intermediar. Me da lo mismo.

Para mí, lo grave no es lo que le pagas al intermediario sino lo que pagas por las mascarillas. Algo que vale 1 €, 1,20 1,50, no se puede comprar por 5 o 6 euros. No es justo. No es justo con lo que hemos vivido. Es inmoral.

Otro tema que siempre menciono, por si todavía no os habéis cabreado lo suficiente. Cuando ya vi que todo el pescado estaba vendido y que los contratos ya estaban asignados, me ofrecí a hacer controles de calidad de manera gratuita.

A ver, os está llegando producto defectuoso, restos probablemente rechazados por otros compradores, artículos inservibles, todavía peor, peligrosos… Porque equipar a tu personal sanitario con mascarillas que no protegen era condenarlos. Vale, me ofrezco a realizar controles de calidad de vuestros pedidos. Y somos los mejores en lo nuestro. Y lo pago yo todo. Desplazar a mi equipo a cualquier punto de la geografía china, sus dietas, su hotel, su sueldo, todo lo pago yo.

Dejadme que os ayude. Puedo averiguar si el proveedor es solvente, si esa empresa está al orden del día en sus obligaciones con el estado, si se cumplen las condiciones higiénicas según la regulación, si el producto cumple con los estándares de calidad.

Y sé cómo funcionan las fábricas, he dirigido varias, no retrasaremos el pedido, llegaremos dos días antes del embarque sé cómo hablar con una fábrica china, dejadme pasaros un informe. Si después queréis lo quemáis, pero como mínimo comprad sabiendo lo que estáis comprando. Es lo máximo que puedo ofrecer de manera altruista. Nada. A nadie le interesó.

Inmoral

Y quizá muchos de los que me estáis viendo sabéis que algo ha pasado ahí o lo sospecháis, pero yo tenía a todo mi equipo sobre el terreno… No, con lo que yo sé es inmoral lo que se ha hecho.

Es inmoral que se haya acabado comprando las mascarillas al chino del barrio reconvertido en lobo de Wall Street, es inmoral las transferencias que ha habido de decenas de millones de euros a empresas recién creadas para poder cobrar esas sumas de la administración, es inmoral que el Instituto Catalán de la Salud intentara realizar una transferencia de 35 millones de euros a una empresa sin trabajadores… Es inmoral que desaparecieran aviones, es inmoral que desde el ministerio de industria me ignoraran cuando tenía respiradores en mis manos pero no eran los que ellos tenían apalabrados comprar. Es inmoral que se compraran mascarillas de proveedores chinos sin licencia, tests de escasa calidad, que se comprara a proveedores sin experiencia en suministros médicos, sin licencias de exportación… Lo que llamo yo granjas reconvertidas de un día para otro en laboratorios de alta tecnología.

Y es indignante lo de los medios de comunicación, que ni están ni se les espera. Y lo siento por los que me habéis contactado estos días, tengo pendientes algunas apariciones en prensa y quizá en televisión, me da lo mismo si se cancelan. No se ha hecho un trabajo profesional.

Lo que debería estar investigando el periodismo en China es a que precios se compraba, la experiencia previa de Tomás Ayuso en China, experiencia de verdad, si las empresas que recibieron contratos se crearon ayer por la tarde o llevaban 10 años operando en China, a quien le compraban esas empresas, cuántos intermediarios había entre el comprador y el fabricante…

Pero no, el problema de este país, es que tenemos al equipo de boyscouts de la prensa española persiguiendo estupideces en las olimpiadas de Beijing, a ver si la niña esta rusa la sancionan más o menos o a ver de que se disfraza hoy la patinadora taiwanesa porque con suerte consigo crispar más las cosas con China o con Rusia que es lo único que les preocupa. De verdad, los directores de periodicos pagan sueldos para tener a tipos contando estas chorradas? O el problema es nuestro porque nos pone mas oír cosas malas de China y Rusia que rascar en lo peor de las entrañas de nuestro sistema político. Y después salimos por el mundo presumiendo de democracia y de prensa libre? De verdad? Pues yo al menos, y creo que esto le pasa a muchos expatriados es de lo que mas vergüenza pasamos cuando salimos por el mundo.

En fin, os iba a hablar de las advertencias/amenazas que he recibido desde que publiqué el hilo en Twitter. Si todo acaba en que me van a llevar a juicio, espero que acaben ahí las amenazas, pues encantado. Sacaré las pruebas que tengo y veremos. Me da que no le interesa a nadie… Veo que se están peleando dentro del PP, pero los otros calladitos también porque el que más y el que menos… Ha visto pasar por delante suyo transferencias que da pánico desenterrar.

Llamada a la acción

Ojalá os sirva este video. Ojalá sirviera para visibilizar y auditar todas las compras de suministros de la administración, porque el tema nos indigna por la bajeza moral del momento pero esto es la punta del iceberg. Los hospitales compraban suministros todos los meses antes de la pandemia, a los policías se les viste todos los años, la administración publica se decora y se redecora periódicamente, me gustaría que se publicara y se compararan las adquisiciones publicas y privadas.

Si viéramos a que precio se compran las gasas y la cadena de intermediarios que hay ahí… Nos llevaríamos las manos a la cabeza.

Y No es una defensa de lo privado, deberían ser los defensores de lo público los mayores interesados en que se audite y se mejoren los procesos y que los contratos no se asignen a dedo en el palco de un equipo de futbol,

Gracias por los mensajes de apoyo, por los que me habéis pedido que no me acobarde, por los que me decís que habéis vivido algo similar. Le voy pasando vuestros datos a los periodistas que me contactan para que hagáis públicas vuestras experiencias en la medida de lo posible algunos quieren permanecer en el anonimato para proteger su empresa o su puesto de trabajo.

Yo sé perfectamente que jamás tendré ningún contrato con el estado, no pasa nada, he sobrevivido perfectamente compitiendo con los demás en el sector privado, no hay problema.

Prefiero poder dormir por la noche.

 

Os dejo con un proverbio chino muy simple pero que parece que mucha gente que se ha enriquecido durante esta pandemia ha olvidado:

«Si no quieres que nadie lo sepa, no lo hagas.”

Y a juzgar por la cantidad de mensajes que he recibido mucha gente lo sabe.

Nos vemos en un próximo video.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.