El año nuevo chino y la producción en las fábricas

La llegada del año nuevo chino tiene un gran impacto en todos los sectores comerciales en China, y por desgracia son muchos los importadores que no tienen en cuenta esta festividad a la hora de realizar importaciones, controles de calidad o cualquier otro tipo de plan relacionado con la fabricación en el país asiático.

En esta época se produce una de las consideradas como mayores migraciones humanas anuales, ya que son cientos de millones de personas que viajan por China para reunirse con sus familias y aprovechar así el tiempo de vacaciones del que disponen.

Durante este periodo, la mayoría de fábricas chinas cierran sus puertas, normalmente en un plazo que puede variar entre una semana y un mes. Las ventas se detienen y los retrasos en los envíos durante el año nuevo chino son una constante, de ahí el motivo por el cual se debe prestar especial atención y, sobre todo, hacer los trámites con la suficiente antelación.

Las fábricas tienen su particular problemática que, al final, nos puede acabar afectando, y es que la rotación de empleados durante el año nuevo chino hace que se produzcan situaciones en las que es casi imposible encontrar mano de obra nueva.

Los problemas del año nuevo chino en las fábricas

Paros en la producción y retrasos en los envíos: Tal y como relatábamos anteriormente, las migraciones que provoca esta época hace que muchos trabajadores abandonen su puesto de trabajo incluso semanas antes de la fecha clave para así poder asegurarse la reunión con sus familias. En China, el nivel de desempleo es tan bajo que realmente pueden hacerlo, ya que normalmente saben que tras el año nuevo chino no les costará conseguir otro puesto de trabajo.

Con todo esto, es habitual que muchas fábricas sufran una ralentización en sus cadenas de producción sin informar de ello a los compradores hasta que la situación se vuelve crítica.

También hay que tener en cuenta que si en la fabricación de nuestro producto intervienen muchos proveedores, el riesgo será todavía más alto. Por lo tanto, apurar los pedidos hasta los límites temporales del año nuevo chino es casi una garantía de producción y envío fallidos, por lo cual es algo totalmente desaconsejable.

Problemas de calidad por las prisas: Es habitual que los fabricantes chinos se vayan apresurando a medida que se acerca el año nuevo chino. Las fábricas quieren terminar y enviar tantos pedidos como les sea posible antes de verse con demasiadas bajas entre sus trabajadores o cerrar oficialmente por las vacaciones.

Estas prisas pueden provocar situaciones poco deseables en relación con la calidad de nuestros productos, ya que, al forzar tanto, los estándares de calidad tienden a disminuir. Es nuestro deber como importadores prestar más atención a la calidad de los productos para asegurarnos de que se cumple con nuestros requerimientos.

Dificultades logísticas: Durante el año nuevo chino las dificultades logísticas afectan a todos los niveles. Los transportes habituales como trenes, aviones e incluso las carreteras sufren una situación de abarrotamiento, algo a tener en cuenta si tenemos planeado visitar la fábrica durante este periodo. Aunque igualmente esta no sería una buena idea, ya que lo normal es que nuestro proveedor esté directamente cerrado.

En cuanto a la logística de mercancías, cabe destacar que los puertos internacionales siguen abiertos durante este periodo, pero la disponibilidad de camiones y contenedores se ve muy comprometida, dando lugar a una subida de precios bastante amplia, aunque ni pagando más nos garantizamos que nuestro producto será enviado a tiempo si hemos cometido el error de dejar aproximar demasiado la fecha del envío a la del año nuevo chino.

El problema con los trabajadores: Ya comentamos en un punto anterior que es más común de lo que pudiera parecer el hecho de que muchos trabajadores ni siquiera regresen a sus puestos de trabajo tras el año nuevo chino.

Esto provoca una situación en la que las fábricas se ven obligadas a contratar personal tras el año nuevo chino que muchas veces no cumple a niveles de experiencia o cualificación.

Es por este motivo por el que es más que recomendable tener un mayor control de la calidad de nuestros productos tras las festividades.

Medidas para paliar los efectos del año nuevo chino

Ahora que ya hemos visto algunas de las situaciones que provoca la mayor festividad china cada año, veamos algunas medidas que podríamos tomar para intentar paliar esta situación y hacer que todo este proceso nos afecte de la menor forma posible:

Aumentar inventarios previamente: Aumentar nuestro stock con mayores pedidos un par de meses antes del año nuevo chino es una buena forma de cubrirse las espaldas ante todos los problemas anteriormente vistos, ya que evitamos ir demasiado justos de tiempo, pagar de más por nuestros envíos y posibles problemas de calidad debido a las prisas.

Igualmente, también puede ser una buena práctica el hecho de pedir con antelación a nuestro fabricante un pedido para después del año nuevo chino. Esto hará que nuestro proveedor pueda prever la demanda futura y así podrá contratar con antelación al personal necesario.

Los controles de calidad deben continuar: Muchos proveedores intentan convencer en esta época a sus compradores sobre la posibilidad de renunciar a realizar controles de calidad para que así sus productos se puedan enviar a tiempo.

Hacer esto puede suponer un gran error, ya que podríamos vernos en una situación en la que tendríamos que elegir entre enviar un producto defectuoso o renunciar directamente al envío y vernos sin stock.

Es especialmente recomendable en fechas previas contratar una inspección de calidad a realizar durante la producción para limitar así un posible producto defectuoso en fases más avanzadas donde no tendremos demasiado margen de maniobra.

Tratar con proveedores de confianza: Si hay un momento crítico en el que no debemos tomar demasiados riesgos trabajando con nuevos proveedores es precisamente la época del año nuevo chino. La mejor opción sería esperar a que terminen las festividades, pero si por algún motivo nos vemos obligados a tomar esta decisión, sería conveniente realizar una auditoría de fábrica para comprobar que el proveedor es legítimo y puede responder a nuestro proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.