La jubilación en China

 

El tema de la jubilación y las pensiones es un asunto que está actualmente en el punto de mira en numerosos países.

El proceso de envejecimiento que experimentan los países ricos, así como las bajas tasas de natalidad con las que cuentan, hacen que muchos sistemas de pensiones sean inviables.

Uno de los peores casos nos lo podemos encontrar en España, donde el desequilibrio es muy acusado y el sistema presenta un grave déficit.

Si hablamos de China, sus condiciones son bastante particulares y todo hace indicar que habrá grandes cambios a lo largo de los próximos años.

Para empezar, hablemos de la edad de jubilación. En países como España, la edad requerida no deja de crecer, y ya se empieza a hablar de cifras por encima de los 70 años.

En China, la situación es bien distinta. La edad de jubilación para los empleados del sector público y de las empresas estatales está fijada en 60 años para los hombres. En el caso de las mujeres, la edad está fijada de forma general en 55 años, aunque hay situaciones específicas para determinados puestos en los que pueden jubilarse incluso a los 50.

Estas cifras no han cambiado desde la época de la fundación de la República popular, pero lo que si ha cambiado es la situación del país. La esperanza de vida ronda los 80 años, por lo que ya se espera que próximamente el gobierno aumente las edades de jubilación para que el sistema siga siendo sostenible.

La cantidad mínima de años cotizados para conseguir una pensión en China son 15, aunque existe la posibilidad de hacer pagos extra para completar este periodo. Hay también varios sistemas dependiendo del tipo de trabajador que seas y de la región en la que vivas, por lo que las cantidades puedan variar mucho según las condiciones.

Proporcionalmente hablando, las pensiones chinas no han sido demasiado altas comparada con los sueldos de sus beneficiarios, aunque esto es algo que está cambiando.

Entre la tradicional ayuda que los hijos prestan a los padres una vez se hacen mayores unida a la tradicional austeridad de muchos mayores chinos han provocado que incluso con unas pensiones bajas, los mayores puedan tener una buena vida una vez jubilados.

La cuestión es que la pirámide poblacional está cambiando rápidamente en China. Se estima que para el año 2025 la población de ancianos alcance los 300 millones, y tiendo en cuenta la situación actual del fondo de pensiones chino, de no cambiar las cosas, podría vaciarse para el año 2035.

El año pasado, la población en edad de trabajar cayó en China a 894 millones, mientras que el número de jubilados sigue aumentando en mayor proporción.

Además de aumentar progresivamente la edad de jubilación, se está discutiendo la posibilidad de alentar a las empresas a establecer planes de pensiones privados para sus empleados, y ya se están desarrollando proyectos piloto con esta medida.

Habrá que estar atentos a las soluciones que se vayan aportando en China a este problema que ya es, sin duda, uno de los grandes retos a los que se enfrentan buena parte de las naciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.