Qué hacer con los productos defectuosos en el proceso de fabricación

Cuando producimos en China, es común que tarde o temprano nos encontremos ante una situación en la que la producción de nuestros artículos no haya salido como debiera, generando productos defectuosos que no cumplen con nuestros mínimos exigidos.

Con el riesgo del mercado gris en mente y la posibilidad de que nuestros productos defectuosos sean vendidos por otros medios, con todas las consecuencias que ello acarrearía, es normal que muchos importadores se planteen como primera opción realizar un proceso de destrucción de producto.

Aunque pueda parecer excesivo, una de las formas de asegurar que nuestros productos rechazados o defectuosos no acaben siendo vendidos es destruirlos.

Dependiendo del acuerdo que tengas con tu proveedor, es posible que primero debas tomar posesión de los productos rechazados pagándolos. Incluso si los productos no están en condiciones aceptables, pagarlos y destruirlos normalmente puede ahorrar otro tipo de costes.

Si no terminas de fiarte de tu proveedor para llevar a cabo el proceso de destrucción, existen empresas especializadas en este tipo de servicios que te asegurarán que el proceso se lleva a cabo correctamente y que, efectivamente, tus productos han sido destruidos.

Alternativas a la destrucción del producto

La destrucción de productos al por mayor generalmente se considera un recurso un tanto extremo para los productos defectuosos. De hecho, existen algunas otras medidas de gestión de defectos mucho menos destructivas que pueden ahorrar tiempo y salvar tu inventario. Veamos tres de las alternativas más populares.

Reelaboración o reparación de productos defectuosos

Hay muchos casos en los que los defectos de calidad y otros problemas del producto se pueden resolver con relativa facilidad mediante la reparación del producto.

La reelaboración o reparación del producto puede ser una solución práctica para abordar una multitud de problemas de calidad diferentes. De hecho, si descubres problemas antes de que los productos salgan de la fábrica, como durante la inspección previa al envío, a menudo puedes pedirle a tu proveedor que realice modificaciones o reparaciones con un costo adicional mínimo o nulo.

Pero hay una salvedad principal para la reelaboración del producto: el riesgo de introducir nuevos defectos. Cada proceso adicional de producción y empaque representa otra oportunidad para introducir un nuevo defecto u otro problema de calidad en el producto. Cuando le pides a tu proveedor que lije una superficie rugosa en un mueble, por ejemplo, corres el riesgo de que los trabajadores lijen el área o rayen, astillen o dañen la superficie del producto durante la manipulación.

Considera siempre la gravedad de los defectos que esperas remediar con reparaciones y los riesgos potenciales de causar nuevos defectos en el proceso.

Solicitar a tu proveedor que reemplace los productos defectuosos

Cuando el reproceso o reparación del producto no es factible o es arriesgado, o cuando trabajas con un plazo estricto que no lo permite, pedirle al proveedor que reemplace los productos defectuosos puede ser la mejor opción.

Como atestiguarán la mayoría de los importadores, es casi imposible fabricar un producto en masa sin encontrar algunos defectos en el lote. Es por eso que los importadores más experimentados suelen abordar la fabricación teniendo en cuenta las tolerancias para varios tipos de defectos del producto.

Reemplazar las unidades defectuosas puede resolver el problema de inmediato, pero una solución de gestión de defectos a más largo plazo sería auditar los procesos responsables de los defectos y abordarlos en la fuente.

Otro problema es si los productos de reemplazo tampoco cumplen con los estándares de calidad. Si no has hablado sobre las garantías de los productos y cómo proporcionar productos de reemplazo, tu fabricante puede proporcionarte unidades deficientes porque nunca planearon dichos reemplazos.

Devolución de dinero por productos defectuosos

Similar a pedirle a tu proveedor que reemplace los productos defectuosos o de calidad inferior, cobrarle por ellos es otra solución que puede funcionar para algunos importadores. Pero las devoluciones de dinero de los proveedores tienen un par de desventajas distintas.

En primer lugar, si bien las devoluciones pueden ayudarte a recuperar tus costos de fabricación, generalmente no resuelven el problema inmediato de satisfacer las demandas de los clientes. Lo más probable es que termines pidiendo disculpas a tus clientes por el incumplimiento. Y pueden o no estar satisfechos con un reembolso para compensar la escasez de bienes que reciben.

En segundo lugar, lograr que su proveedor acepte una devolución puede resultar complicado. A menudo necesitará aprovechar:

  • Un volumen o frecuencia de orden alto
  • Una relación de proveedor establecida y a largo plazo
  • Un contrato formal de fabricación local

La mayoría de los propietarios de fábricas, comprensiblemente, no estarán encantados de reembolsar parte o la totalidad de una orden de compra a un cliente. Y en muchos casos, cuando el cliente en cuestión es nuevo, tiene una pequeña cantidad de pedidos o es insignificante en relación con otros clientes más grandes o más establecidos, el propietario de la fábrica tiene pocos incentivos para cooperar con el reembolso del pago de los productos defectuosos.

Quizá una mejor opción sea darle la vuelta a la situación e incentivar a nuestro proveedor por el hecho de realizar su trabajo correctamente. Si le ofrecemos un incentivo económico por cada unidad de producto satisfactoria, seguramente en próximas fabricaciones se tomarán más en serio su trabajo y cometan menos errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.