Uno de los argumentos que me dan, en cualquier discusión sobre la pandemia es que los números de China no podemos creérnoslos porque China miente.

Voy a intentar explicar por qué creo que este argumento es débil y lo voy a hacer desde dos ángulos:

Por un lado teoría matemática y por otro evidencia empírica.

Partiendo de la base de que yo no entiendo del virus, no sé si nos están engañando, para mí supone un coste enorme informarme y ni siquiera sé si llegaré a tener una opinión formada decente. Mi ignorancia racional me pide que dedique este tiempo, limitado, a otras temáticas respetando obviamente el que decide informarse.

Pero 2 años después veo estas discusiones entre familiares y amigos sin llegar a un consenso… Yo me niego a participar en un debate que a mi juicio debería ser científico y no político. Y creo, quizá me equivoco, que hay muy poco interés científico —y fijaos que van nuestras vidas en ello— y mucho de interés político. Y cuando algo se politiza, mi experiencia es que nos engorilamos y perdemos el norte.

¿Miente China?

Pero, sí quiero aclarar un tema porque ya sea por coronavirus, por la guerra tarifaria, los espías de Huawei o lo que sea, siempre acaba apareciendo el argumento: Es que China te miente. ¡Y puede ser!

Mi opinión es irrelevante… Pero si la pregunta fuera: ¿Piensas que el gobierno chino está ocultando cifras de fallecidos? Sí, lo pienso. ¿Tienes alguna prueba de ello? No. ¿Podría ser que estuvieras siendo injusto con China? Es muy probable también, pero al final, yo soy uno de vosotros y he recibido el mismo adoctrinamiento que vosotros. Me pasa con Rusia, con Corea del Norte, con Cuba… Son de salida culpables, y en todo caso ya demostrarán ellos que son inocentes. Es decir, incluso a mí que me acusan permanentemente de pro-chino, pro-comunista y todas esas cosas… acabas sospechando porque la mochila ideológica la traes desde pequeñito por mucho que ahora te sientas libre.

Dicho esto, analicemos quién miente y el tamaño de la mentira, porque aquí podríamos discutir muchísimo. Y aquí tengo 3 motivos que explican, que no justifican, la ocultación inicial:

1)En los primeros momentos se trataba de buscar una salida controlada de cine donde se ha anunciado una amenaza de bomba.

2)No sabemos cuantos anuncios han sido sancionados correctamente.

3)Pueden mentir funcionarios locales

Vayamos a los números

Porque estos días publicaba en Twitter una gráfica de China comparada de los fallecidos actuales comparada con varios países —que ya sonroja— y otra con los que se hubieran producido en esos territorios si tuvieran la población de China. Ya digo, en números absolutos ya es increíble pero es que nos dan datos por cada millón o por cada 100.000 habitantes y no logramos entender el drama. Así que decidí hacer este cálculo ya digo como si cada uno de estos países tuviera la población de China.

Y claro, todo el mundo dice, «sí sí, pero es que China miente». Y ya digo, puede ser.

He escuchado en muchas ocasiones que el número de muertos en China debe ser el doble o el triple de lo comunicado. Perfecto, puedo estar de acuerdo. Sigue siendo un número ridículo. De hecho, esas divergencias se pueden dar bien porque intenten ocultar datos o bien porque se carguen con retraso como ocurre en nuestros países.

Pero es que en realidad el cálculo es el siguiente. Para equiparar los mismos fallecidos que existen en los países de la gráfica China tendría que multiplicar no por 10, ni por por 100 sino por por 1000. Es decir el gobierno chino estaría ocultando unas cifras un 100.000% superiores.

Forbes decía en un artículo que los números de China debían ser falsos y el argumento fundamental de su teoría era que resultaba bastante increíble que fueran ciertos. Gran argumento. Son falsos porque no es creíble que sean ciertos.

Más adelante mencionando un modelo matemático de The Economist, dicen que la discrepancia de los datos de China sería de un 17000%.

Lo curioso es que en el mismo párrafo nos comenta que son 4636 fallecidos, algo que con ese 17000% no considerado les da: dicen ellos “algo como 1,7 millones de muertos” aunque cualquiera de vosotros que haga una regla de 3, verá que si aplicas un 17000% a 4636 os da menos de 800.000 muertos. Menos de la mitad. Es decir, ni siquiera saben aplicar una regla de 3 o peor, o se inventan el 17000%, o se inventan los 1,7 millones de muertos… que si lo calculamos nos daría un 36600%.

Todo en orden. Lo peor es que todos estos datos los sacan de un estudio de The Economist. Es decir, cuando buscamos la fuente de Forbes, la fuente es The Economist.

Es como decir, La razón dice que el rey de España es un gran tipo y aporta fuentes. Y cuál es su fuente, el ABC. Bien. Nada que objetar.

Pero la cosa mejora, y es que si buscamos en las fuentes de The Economist te acaban llevando a un informe que dice que hubo una sobre mortalidad en Wuhan de entorno al 50% de lo oficialmente reconocido. Y que fuera de Wuhan no se observa exceso de mortalidad.

El problema es que no buscamos obtener la verdad buscamos obtener la verdad que se alinee, que confirme nuestros sesgos previos.

Occidente habla

El “es que China miente” es un argumento infinito y no me gustan esos argumentos porque secuestran la discusión y la llevan al universo de lo ideológico. No, si China miente, tampoco creamos que pasa nada con Evergrande o con su crecimiento o con la contaminación o con su pirámide poblacional envejecida. Si no hay información fidedigna no la habrá para nada. Es otro planeta y no sabemos lo que ocurre allí.

Eso sí, si lo que queremos decir es que cuando cuando gano yo, en este caso occidente, y cuando pierdo yo me mienten con los datos, estamos reduciendo la discusión al forofo futbolístico que o gana el partido o es que se lo ha robado el árbitro.

De verdad, elevemos el nivel del debate, China mintió en el inicio de la pandemia o en todo caso ocultó datos. También seamos justos, ocultó durante días, días, con escasa información, incredulidad por su parte, datos sin confirmar, etc. Yo no estuve en esa cocina pero puedo imaginarme las discusiones internas que podía haber con información de horas… Y una vez se destapa nosotros mentimos u ocultamos información durante semanas, en algunos países incluso meses, minimizando el problema. Es decir, acusamos a China de mentir durante horas, durante días, pero nosotros ocultamos, minimizamos o mentimos durante semanas, en algunos lugares meses.

Pero es que 2 años después, responsabilizamos a China de lo que hizo en las primeras horas… cuando nosotros, repito, 2 años después aún tenemos informaciones enfrentadas entre científicos, hemos tenido que censurar a todo el que se opone a la versión oficial, todo eso 2 años después con miles de científicos de todo el mundo trabajando de manera más o menos cooperativa, con ya digo infinitamente más información que la que poseía China en las primeras horas de confusión cuando, hoy ya nos hemos acostumbrado a una pandemia pero en aquel momento, era ciencia ficción.

Pero dejemos los números a un lado y vayamos a la evidencia empírica. A la mía al menos que es de la que puedo hablar.

Evidencia empírica

Tengo la fortuna de no haber sufrido ningún muerto, ningún internado grave —ni siquiera leve—, infectados de oídas… En cambio en España he sufrido fallecidos, UCI’s etc. En familia directa. Sería imposible sostener una mentira de estas dimensiones en China.

Podría ser casualidad, podría ser un caso de evidencia anecdótica, aunque tenga oficinas en varias provincias relación con proveedores por todo el país…. cuando pregunto a conocidos es bastante generalizado… No tengo amigos en China que me cuenten lo contrario. Aún así, ¿Podríamos vivir en burbujas y no estarnos enterando de lo que pasa a nuestro alrededor? Es posible.

Podría mentirse disimulando muertes y contabilizándolas de otra manera. No tengo ni idea ni quiero meterme en este tema. Es justamente algo que se discute en todos y cada uno de nuestros países de origen.

Los negacionistas dicen que se contabilizan muertes de patologías previas como si hubieran muerto de COVID y los otros al revés, que los gobiernos intentan borrar muertos de COVID y justificar con otras patologías para mejorar las cifras.

Después está el debate económico, si se apuntan muertos en una u otra dirección en función a las subvenciones públicas, pagos de aseguradoras que convengan. No tengo ni idea ni quiero saberlo, porque tengo un ejército de expertos a ambos lados de mi agenda de teléfonos contándome la verdad absoluta, ambos con pruebas irrefutables.

Sólo deciros, volviendo a China, que puede ser que pase algo similar, que interese apuntar los muertos en una u otra dirección pero de nuevo, no he tenido fallecidos recientemente, ni ingresos en el hospital ni en la UCI por ataques al corazón repentinos, o fiebres raras o lo que queráis. Todo lo contrario, disimular covid está cada vez más penado, comprarse medicamentos que puedan bajar la fiebre para poder camuflar tu covid es un delito, es decir, se intentan blanquear al máximo los casos de covid.

En fin, sólo os puedo hablar sobre mis cálculos y mis vivencias… Probablemente nunca sepamos la verdad sobre quien mintió y lo más importante, cuánto se mintió… Si os ayudan este tipo de videos podéis suscribiros y así recibiréis información diferente a la que os cuentan los medios oficiales. Tenéis otro video sobre el covid cero y por qué de momento le ha funcionado tan bien a China. Es decir, hay un argumento científico detrás, aunque no parezca interesarle a nadie.

Yo me despido aquí con un proverbio chino que hace más de 2000 años ya se olían que algo así como lo que nos está pasando podía ocurrir: 病从口入 ( bìng cóng kǒu rù ): Las enfermedades vienen por la boca. Si queremos vivir una vida sana, vigilemos, entre otras cosas… lo que comemos.

Si es que el virus nos ha llegado por comer algo en mal estado. Para otras teorías, os espero en el próximo episodio.

Gracias y hasta pronto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.