Envío de mercancías desde china en tren

 

¿Sabías que existe un tren de mercancías que une China con Europa?

Debido a la rapidez que presenta el transporte aéreo y a la gran capacidad de carga del transporte marítimo, parece que el transporte vía ferrocarril podría no tener sentido, pero nada más lejos de la realidad.

Desde que el primer tren de carga entre China y Europa partiese del municipio de Chongqing, al suroeste de China, en marzo de 2011, el país asiático ha puesto en marcha el servicio en más de 60 ciudades a nivel nacional, logrando así crear conexiones entre más de 160 ciudades en 22 países.

La demanda de envíos a través de este medio de transporte no ha dejado de crecer desde entonces, convirtiéndolo incluso en un recurso salvador en momentos puntuales. Hay que recordar que, durante los peores momentos de la pandemia, el transporte aéreo estuvo prácticamente parado, y en cuanto al transporte marítimo, lleva meses en los que los precios se han disparado e incluso es complicado encontrar un contenedor disponible.

Crisis como la vivida recientemente con el Canal de Suez ha hecho que cada vez más importadores comiencen a valorar la opción del transporte en tren como una alternativa viable.

Comparativa con otros medios de transporte

Analicemos ahora algunas de las diferencias existentes entre este medio de transporte y el transporte aéreo y marítimo.

Para empezar, su capacidad de carga es muy superior a la podemos obtener en los aviones. De hecho, en los trenes se cargan directamente contenedores de varios tamaños diferentes.

Evidentemente, el volumen de mercancías que puede soportar este medio siempre va a ser inferior al que obtendremos vía marítima, pues las vías del tren son las que son, siendo imposible competir con la ausencia de límites que hay en los océanos.

Si nos referimos ahora a los tiempos de envío, el tren se sitúa en un término medio en cuanto a su velocidad. Los envíos aéreos, dependiendo de la ruta y la tipología, pueden tardar entre 1 y 7 días en realizar el proceso. En cambio, un envío marítimo entre China y Europa puede tardar en llegar incluso más de un mes. En cuanto al tren, la ruta conecta China con Europa en un plazo que se sitúa entre los 12 y los 25 días.

Hablemos ahora de los costes. Es complicado dar cifras concretas en estos tiempos, pues ahora mismo estamos ante una situación de saturación de envíos a nivel global en la que los precios se han disparado.

Aún con todo, los costes de envío mediante tren se sitúan mucho más cerca de los de los envíos marítimos que de los envíos aéreos, siendo una opción relativamente económica, o al menos así venía siendo antes de la situación actual que acabamos de ver.

Un viaje de ida y vuelta

Siendo un medio de transporte minoritario, el valor de las mercancías que se transportaron por este medio a lo largo del 2020 alcanzó el 7% del total, una cifra que, según las previsiones, seguirá aumentando en los próximos años.

Este medio de transporte aún tiene que superar muchas barreras para alzarse como una alternativa a tener en cuenta. Uno de los problemas que se está encontrando es que, a pesar de que su demanda en el viaje que inicia en China es muy alta, no es igual en el viaje de vuelta, y esto es algo que preocupa a las compañías que operan dicho servicio, ya que se producen muchas ineficiencias en este sentido.

Igualmente, la ruta ha tenido bastantes problemas para hacer frente al aumento de la demanda de mercancías. Habrá que ver como solucionan esta cuestión, ya sea con una mayor afluencia de servicios o con la ayuda de otros medios de transporte.

En cualquier caso, si estás pensando en importar de China, es recomendable tener en cuenta esta vía de transporte como una alternativa más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.