Siete peligros a la hora de importar de Alibaba

 

Alibaba es una de las plataformas de comercio electrónico más conocidas en lo que a tratos al por mayor se refiere.

Si bien es cierto que existen otras formas de encontrar proveedores en China de una forma más segura e incluso con mejores precios, sigue siendo una opción por la que muchos importadores primerizos optan a la hora de realizar sus primeros negocios en China.

Si estás pensando en importar utilizando la plataforma de Alibaba, es conveniente que tengas en cuenta los siguientes puntos para tratar de minimizar los riesgos a los que te expones:

No te fíes de los precios: En Alibaba son muchos los compradores que se dejan llevar por los cantos de sirena de los precios bajos, pero nada más lejos de la realidad. Para empezar, el precio que muestran los diferentes proveedores en su página casi nunca es el que vas a conseguir. Normalmente están sujetos a ciertas cantidades y requerimientos, por lo que para saber cual será el coste final del producto tendrás que negociar.

De hecho, muchos proveedores suelen poner unos precios ridículamente bajos en sus páginas para atraer al público, por lo que no te dejes engañar con esta táctica.

Cuidado con las fotos: Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero en este caso, no es del todo cierto. Y es que otro truco que utilizan muchos proveedores es el de utilizar fotos de productos que no se corresponder realmente con el artículo que ofrecen realmente. En muchas ocasiones utilizan imágenes de productos con mayor popularidad para atraer las miradas de los compradores, y muchos se llevan una desagradable sorpresa cuando reciben sus pedidos y se dan cuenta de que no tienen nada que ver con las imágenes que les habían proporcionado.

Pide muestras siempre: Tanto para evitar caer en la trampa que acabamos de ver como para asegurarnos de que obtenemos el producto que realmente deseamos, es indispensable pedir muestras. Normalmente nuestro proveedor nos va a cobrar por ellas, pero no es precisamente un paso en el que debamos escatimar en gastos. De hecho, lo ideal sería pedir muestras en diferentes etapas del proceso. Podemos empezar por una muestra del producto básico y terminar pidiendo la que será la muestra maestra, que hará las veces de modelo final con el que deben coincidir el resto de artículos de la producción final.

La eterna duda de saber si estas comprando a un intermediario:  Es difícil saber simplemente con los datos básicos que nos proporciona Alibaba si detrás del proveedor con el que estamos negociando está realmente quien nos dice. En muchos casos nos encontraremos con pequeñas fábricas o intermediarios que no son capaces de hacer frente por ellos mismos a nuestras solicitudes y terminan subcontratando la producción a un tercero, algo que no nos interesa precisamente por todos los sobrecostes y problemas que puede acarrear.

Siempre podremos enviar un inspector a la fábrica antes de comprometernos con nadie para saber qué hay detrás de ese perfil de Alibaba y lograr así salir de dudas definitivamente.

Gastos extra: Comprando en Alibaba es normal que el vendedor nos omita o directamente se lave las manos a la hora de hablar de ciertos gastos a los que tendremos que hacer frente sí o sí. ¿Acaso sabemos como es el proceso para enviar la mercancía de forma marítima? ¿Cuáles son sus costes? ¿Cómo calculamos el coste de los aranceles y de los diferentes impuestos? ¿Quién se encarga de realizar todos los trámites? Y es que son muchos los detalles que quedarán abiertos y de los que nuestro proveedor ni siquiera nos va a informar. Para tratar de solucionar este apartado, es recomendable contratar una empresa externa que nos ayude y evitemos así pasar por este mal trago por el que muchos importadores novatos pasan, muy a su pesar.

Explica cada detalle al máximo: Para minimizar los riesgos en nuestra producción hay que tratar de que nuestro proveedor entienda exactamente lo que estamos buscando. Aquí no hay que escatimar en detalles y conviene tener atado hasta el más mínimo resquicio.

Debemos tratar de convertir a nuestro proveedor en un experto en nuestro producto y dejar claro tanto lo que queremos como lo que no queremos. No sería ni mucho menos la primera vez que al hacer un pedido nos lleguen partes de un producto en diferentes colores o formas, simplemente por el hecho de no haber remarcado cómo las queríamos. Teniendo en cuenta las diferencias culturales, así como la dificultad de comunicarnos con alguien que no habla nuestro idioma y haciendo además todos los trámites de forma online, es recomendable dejar las cosas claras con la mayor exactitud posible.

Hacer controles de calidad: Este es un paso que muchos importadores pasan por alto y es más importante de lo que puede parecer.

Por mucho que nuestro proveedor nos insista sobre lo bien que realiza su trabajo, es vital curarse en salud y realizar un control de calidad a la producción para ver si cumple con los requisitos acordados.

Son bastante económicos de realizar, y más si comparamos la cantidad de dinero que nos pueden ahorrar en el caso de detectar algún problema en nuestro pedido.

Eso sí, asegúrate de contratar una empresa externa especializada y ajena a la empresa en la que estamos produciendo para evitar posibles conflictos de intereses.

Como ves, tan solo hemos arañado la superficie, pues los posibles problemas a tener en cuenta a la hora de importar de Alibaba podrían ser muchos más.

Nadie nos puede asegurar un proceso de importación de China sin problemas, pero si aplicamos el sentido común, podremos al menos rebajar las posibilidades de meter la pata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.