En este episodio querría seguir desmintiendo tópicos, y me voy a central principalmente en ese tan común que dice que para entrar en el mercado chino y crear una empresa necesitas un socio chino, por ejemplo, las famosas join-ventures.

Altruismo occidental

En otro episodio trataré el de la transferencia de conocimiento que siempre te dicen que hay que pasarle a los chinos como peaje para entrar… ¿Os habéis fijado que siempre hay algo macabro, diabólico, malvado en la mente de los chinos contrariamente a nosotros que somos seres pulcros, bondadosos, inocentes…? Que nos movemos a China por solidaridad, no hay interés por nuestra parte, es altruismo puro.

Nos levantamos por la mañana y pensamos, «yo he tenido la suerte de nacer en un lugar civilizado lleno de gente honesta… déjame repartir un poquito de mi fortuna con esos pobres infelices que no tienen la suerte de ser yo». Además, y esto es algo con lo que peleo mucho en mi canal, colocándonos económica y socialmente por encima de ellos, como si nosotros fuéramos los ricos, como si nosotros fuéramos los que tenemos el conocimiento, como si ellos no tuvieran nada y estuvieran deseando robarnos lo nuestro.

De verdad, daos un paseo por China, renovad vuestras fuentes de información, porque trabajáis con datos muy desactualizados. En los últimos 6-7 años, jamás, o al menos no lo recuerdo, he estado en una negociación entre una empresa china y una occidental donde los occidentales fueran los ricos. Generalmente, la parte China es inmensamente más rica que la occidental y somos nosotros los que vamos, los que llamamos a su puerta y los que nos encantaría cooperar, los que ponemos todo de nuestra parte porque nos cambiaría la vida tener la inmensa fortuna de que nos permitan colaborar.

Esto para empezar, para que valoréis desde que posición afrontamos hoy una negociación, un acuerdo de colaboración con una empresa china. Y lo que cuento es algo obviamente sabe cualquiera que tenga una experiencia dilatada en negociaciones, el problema es que suele hablar, suele opinar quien no la tiene.

Fuentes poco fiables

Y este episodio viene a colación de una mini-discusión que tuve en Twitter con una persona, ya hice otro programa hablando de otros temas que comentó, concretamente la apertura o no de los países asiáticos al comercio mundial, pero ya digo, lo de no poder abrir una empresa si no es con un socio chino no es un caso puntual de esta chica, lo escucho repetidamente. Se lo oigo a personas con altavoces mediáticos potentes, como Visualpolitik o Fernando Díaz Villanueva, que lo repite a menudo.

Pero también y esto me sorprende mucho se lo oigo a gente que vive o ha vivido en China, gente que escribe libros sobre China, expertos,

Por eso siempre digo, revisad muy bien las fuentes con las que os informáis, porque hoy en día hay demasiada información falsa, demasiada intoxicación y noticias que se propagan sin ningún tipo de rigurosidad.

Creando una empresa en China

Bien, resolvamos rápido el tema: ¿Es necesario un socio chino para entrar en China? La respuesta es no. Un no rotundo además.

Obviamente, voy a descartar que estéis haciendo una investigación sobre células cancerígenas y necesitéis usar las instalaciones médicas concretas, experimentar con pacientes chinos… O que le vayáis a vender armamento al gobierno chino o hacer unas pruebas con la CNSA, la nasa china, creo que se entiende a lo que me refiero. Exactamente igual que en nuestros países, hay una serie de sectores estratégicos, que no es que necesites un socio chino, es que te tienen que crear una normativa ad hoc, para que te puedas saltar la legislación vigente que no permitía esa actividad por ser algo cerrado al público. En el otro 99% de actividades, no se necesita un socio chino.

Es decir, sé que la mayoría de personas que repiten esto lo hacen por desconocimiento y no por maldad, pero cuando veáis a un periodista que os muestra la excepción y os dice, «mirad, ¿veis? Sí hace falta un socio chino para hacer esto…» Que sepáis que juega con vosotros. Como siempre digo, los peores periodistas no son los que mienten, los peores son los que, diciéndote la verdad, colocan información falsa en tu cabeza.

No, si le estamos hablando a emprendedores, si queremos darle información fidedigna a alguien que se está planteando emprender en China, seamos honestos y pensemos qué quiere hacer alguien que piensa en China: Montar una agencia de viajes, una sucursal para vender cursos de inglés en Inglaterra, abrir un restaurante en el centro de Shanghai, una oficina de compras desde donde negociar con sus proveedores, una tienda online para vender en China, un almacén para consolidar mercancía, una empresa de diseño, de programación, una fábrica o un taller para personalizar productos, una oficina para poder vender vuestros servicios como abogado, consultor, coach, profesor de Yoga, de guitarra o de lo que sea.

Os estoy dando ejemplos al azar pero también proyectos en los que he trabajado. Esas son las cosas normales que quiere hacer un extranjero cuando se va para China, o al menos los que me contactan a mí. No sé si es que a mí me llegan todos los normales pero estoy sesgado porque la mayor parte de los emprendedores querrían montar un laboratorio de investigación de virus altamente contagiosos. Pues sí, no es que necesites un socio chino para eso, a día de hoy probablemente necesites un milagro.

No, en serio, el 99% de las actividades que queráis desarrollar en China no requieren un socio chino. Es más, yo jamás recomiendo crear join-ventures. Mi consejo,  no me voy a parar aquí a explicaros por qué porque os aburriría, es que vayáis siempre con la opción 100% empresa china o 100% empresa extranjera. Con una join-venture sufriréis lo peor de cada una.

En cualquier caso, hablo del 99% porque yo no tengo el conocimiento absoluto. Dejo el otro 1% como os decía para cosas raras, excepciones… en China siempre puedes encontrar una situación rocambolesca. Quizá exista algún sector que yo no he tocado y ahí se concentren todas esas excepciones.

Pero yo os hablo no sólo de mi conocimiento teórico sino desde mis 16 años de evidencia empírica, jamás, que yo recuerde, me he encontrado en una actividad donde mis clientes no pudieran instalarse en China porque requirieran de un socio chino. Sinceramente, dejad de propagar fake news, como mínimo, para no sonar tan tajante, abrir una empresa 100% extranjera es tan normal como lo pueda ser en cualquiera de vuestros países de origen.

Las WFOE y motivos para crearlas

¿Y cómo demuestro esto? Bueno, porque uno de los servicios que ofrece mi empresa es justamente el de asistir a emprendedores en la creación de sus empresas en China.

No sé que más os puedo decir, que os hagáis miembros del canal para que pueda pagarme un café aunque sea, ya que habéis decidido que llevo 16 años viviendo sin trabajar y sin facturar.

De hecho, no es que nosotros tengamos en el grupo varias empresas 100% extranjeras, lo que se conoce como WFOE (Wholly Foreign Owned Enterprise), es que muchos de mis amigos extranjeros en China poseen una empresa 100% extranjera por una razón. Y esto quizá os da una pista de cuando alguien conoce las singularidades del país, habla desde la experiencia y cuando no.

¿Sabéis por qué la mayoría de mis amigos, emprendedores, tienen una empresa 100% extranjera? Porque durante un tiempo, en la última década, se complicó la obtención de visados para residir en China, y poseer una empresa era una solución para conseguir ese visado y por tanto tu estabilidad en China. Esto es algo que muchos periodistas, pendientes de la crítica permanente a la política, alejados del mundo real de los expatriados en China, de los problemas reales de alguien que intenta prosperar en China obviamente ignoran.

Si queréis más información, cotejar lo que digo, googlead «abrir empresa 100% extranjera en China». 

De verdad, los mismos que nos cuentan que hay niños trabajando en las fábricas aunque no hayan visto ninguno porque nunca han estado en una fábrica china… Esos mismos nos cuentan que no se puede crear una empresa 100% extranjera porque nunca han creado ninguna, porque hablan de oídas, porque hablan sin saber.

El error de mirar al pasado

Y ya que estoy os voy a explicar por qué ocurre esto, por qué se equivocan o por qué mienten. Cada uno sabrá por qué opción se inclina. Y la razón imagino que es que en el pasado si era obligatorio asociarse con un chino para entrar en el país, y como siempre repito, que no haya pasado nada en tu lugar de origen en los últimos 40 años, no significa que no haya pasado nada en el mundo.

Lo de las join-ventures es algo del pasado. Se pueden hacer, claro que sí, pero no es para nada obligatorio. De hecho ya os digo no es la opción más recomendable, os lo dice alguien que se casó en China, que es probablemente una de las peores join-ventures que una persona puede hacer. Tengo que decir que yo me busqué un buen socio, cero quejas, es la broma fácil, pero yo soy la excepción, una join venture puede ser un dolor de cabeza permanente sea cual sea el ámbito del que hablemos.

Como último argumento, si todavía no he convencido a alguien, cread una empresa en China. Haced periodismo de calidad. ¿No os metéis en las favelas para investigar de droga y os hacéis miembros de una secta para ver lo que se cuece por dentro? Esto os sale más barato. Y así podréis hablar con conocimiento de causa, por una vez.

Es más, doblo la apuesta. Yo os asisto en la creación de esa empresa. Si os obliga alguien a tener un socio chino, pago yo todos los costes de apertura. Os sale gratis la empresa y la investigación. Si no, si conseguís abrir una empresa 100% extranjera, pagáis vosotros los costes y yo gano un cliente.

Tenemos los precios publicados, somos 100% transparentes, no como esos chinos malos que sólo quieren tu dinero y robarte tu conocimiento. Fíjate lo bien que me vendría cooperar con ese racismo y decirte «soy un rostro pálido como tú, confía en mí…». No, realmente hay muchas empresas ofreciendo ese servicio, empresas chinas también.

¿Te interesa tener un socio chino?

Un último tema, no sea que por allí alguien encuentre una grieta y quiera contarte una media verdad, es que a ti te interese tener un socio chino. En el pasado ¿Por qué se hacían join-ventures? Porque a los chinos les interesaba. Ellos eran los pobres, ellos ponían el conocimiento del mercado y tú ponías el dinero, la tecnología o lo que fuera.

Ya os digo, ya hablaré en otro episodio de lo de la transferencia de conocimiento porque es otra patraña, pero quedaos con esto, en el pasado, cuando en China no había no sé, algún tipo de software y tú querías establecerte el mercado chino, creabas una join-venture con el distribuidor local de software.

Vale, sabías que en cuanto entraras te copiarían, eso era inevitable, no por transferencia de conocimiento ni tonterías de estas sino porque el 90% de tu plantilla eran chinos. Si no te robaba tu socio te robaría algún empleado, pero es que si renunciabas al mercado chino, ellos irían a Silicon Valley, se comprarían un cd, un casette, lo que fuera… Y se llevarían el software igualmente.

Con lo que a ti te interesaba asociarte con un tipo poderoso en China y si habías dado con un buen socio, él te protegería del resto de competidores en China. Es la teoría, no me extiendo en esto, lo dejo para las mentorías que hago, hoy en día pasa algo parecido con los roles invertidos.

Partiendo de la base de que es perfectamente posible crear una empresa 100% extranjera y no tener un socio chino, lo repito por enésima vez, el tema es que a lo mejor a nosotros nos interesa tener un socio chino. Y la opción, no la obligación, la opción, sí la tenemos.

Es más, una buena parte de los contactos que recibo de empresas extranjeras para instalarse en el mercado chino empiezan las reuniones diciendo, ¿no conocerás a algún chino rico que le interesara asociarse con nosotros? Alguien aquí aún no percibe que en una negociación con chinos, nosotros acostumbramos a ser los pobres, los que estamos deseando asociarnos con ellos y no es que nos obliguen a asociarnos con ellos, que estupidez, ni siquiera el tema es que nos encantaría venderles el 50% de nuestra empresa, es que si suben un pelín más la oferta les vendemos el 100% porque nos habrá tocado la lotería.

En fin, actualicémonos, dejemos de propagar fake news, nos pone en mal lugar. Guardad este episodio, ojalá os sirva como argumento definitivo para mostrárselo a todo aquel que siga repitiendo este tipo de tópicos falsos.

Y os dejo hoy con un proverbio chino, que indica muy bien qué sucede cuando crees tener conocimiento, información fidedigna y te dedicas a repetirla una y otra vez sin haberla constatado: «Jamás se desvía uno tan lejos, como cuando cree conocer el camino”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.