¿Qué es un transitario?

A la hora de realizar negocios en China, el proceso de importación suele ser una de esas actividades que más pueden complicar el proceso.

Los diferentes trámites, papeleos y normativas que se involucran en este tipo de tareas relacionadas con la importación pueden resultar abrumadoras, especialmente si es la primera que se hace frente a este proceso.

Aquí es donde entra en juego el transitario como figura clave para prestar ayuda en estas y muchas otras cuestiones relacionadas con los trámites de importación.

Es cierto que existe bastante confusión sobre la figura del transitario. ¿Es una empresa de transporte? ¿Una agencia de importación? Realmente no es ninguna de ellas, aunque asume algunas de sus tareas. Analicemos en profundidad qué representa este tipo de profesional, sus funciones y todos los aspectos a tener en cuenta para contratar uno en nuestro proceso de importación.

¿Qué es un transitario?

Un transitario es un agente clave en la cadena de suministro cuya principal tarea es la de preparar correctamente y organizar el transporte de mercancías, actuando de este modo como agente intermediario entre las figuras del exportador, importador y las distintas empresas logísticas.

Puede ser tanto una figura física como jurídica, y si se tuviesen que destacar cuáles son sus características más requeridas se podría decir que principalmente serían la optimización y la fiabilidad en el proceso de importación. Si bien estas son solo algunas de las que podríamos denominar como funciones de un transitario, entre otras muchas que se muestran a continuación.

¿Qué funciones realiza un transitario?

Existen muchos tipos de transitarios, algunos más especializados que otros, o con mayores posibilidades de actuación debido a la red que les respalda, pero, en general, sus funciones principales serían:

  • Selección y reserva de los medios de transporte adecuados para garantizar la entrega de una forma óptima.
  • Negociación de tarifas con los distintos transportistas.
  • Organización de los embalajes para una adecuada protección de las mercancías.
  • Preparación de la documentación
  • Asesoramiento y contratación de los seguros para el transporte
  • Intermediación en las negociaciones aduaneras.
  • Organización del transporte y entrega del producto en el destino local.

Motivos para contratar un transitario

Experiencia en el proceso: Es común que en los procesos de importación se vean involucrados varios medios de transporte (envío multimodal) lo que implica un mayor conocimiento de las distintas normativas que regulan cada uno de ellos. Además, los transitarios son expertos en las distintas materias legislativas que se deben conocer para cada tipo de envío y mercancía, algo que sin duda ahorrará gran cantidad de tiempo y posibles complicaciones a cualquier empresa o persona que no conozca dichas materias en profundidad.

Ahorro en tiempo y dinero: Un transitario es capaz de ofrecer bajo una única fuente la organización del proceso completo de importación: transporte, documentación, aduanas, entrega final, etc. Para muchos importadores realizar todas estas tareas por su cuenta sería algo casi inabarcable. Igualmente, un transitario se encuentra en disposición de obtener ventajas en distintas negociaciones debido al volumen que manejan y su experiencia.

Tranquilidad: Los procedimientos de importación son complejos, y el hecho de tener que lidiar con ellos puede suponer tener que robar tiempo a otro tipo de actividades, incluidas aquellas que son el núcleo de nuestros negocios. Si no se domina la materia, es probable que se cometan fallos que acaben costando caro. En muchas ocasiones es mejor delegar todas estas tareas a un profesional y podernos así enfocarse en aquellas tareas más importantes.

Aspectos a tener en cuenta antes de contratar un transitario

Red de agentes internacionales: Los distintos procedimientos internacionales requieren ciertos conocimientos y habilidades, como pueden ser hablar distintos idiomas, conocimiento de la legislación de cada país e incluso capacidad de adaptación ante las posibles diferencias culturales. Contar un transitario que venga respaldado con cierta cobertura internacional puede ser de gran utilidad para hacer que las cosas funcionen de una forma más eficiente.

Experiencia: Quizá esté sea un requisito un tanto variable, pero si es posible, es aconsejable asegurarse de que nuestro transitario tiene experiencia suficiente con el tipo de producto e importación que deseamos llevar a cabo.

Servicios de valor añadido: Existen muchas diferencias entre las empresas transitarias disponibles en el mercado. Hay muchas cuyas funciones se limitan a cubrir los aspectos mínimos del proceso de importación, pero al mismo tiempo hay empresas que ofrecen una amplia gama de servicios de valor añadido: Envíos locales, almacenamientos… todo tipo de valores extra que nos pueden facilitar mucho las cosas.

Cuánto cuesta contratar a un transitario

Al firmar un contrato con un transitario, sería de gran valor acordar unos precios para todo el proceso, ya que existen muchos costes intermedios que pueden disparar la factura si no se tienen en cuenta previamente.

Algunos de los costes que se deben tener en cuenta serían:

Coste de transporte: Dependiendo de la negociación con el proveedor, se podrían incluir los costes de transporte desde la fábrica hasta el puerto o aeropuerto en origen, los propios costes del envío hasta el país de destino, así como el propio transporte local hasta el punto de entrega final.

Costes adicionales: Según el tipo de producto, es posible incurrir en ciertos costes. Algunos ejemplos serían las precauciones a tomar en caso de tratarse de artículos peligrosos, costes de transporte refrigerado en caso de tratarse de productos que así lo requieran, etc.

Almacenamiento: En caso de que sea necesario antes y/o después del envío.

Tarifas adicionales según ruta: Existen situaciones en las que se pueden aplicar tarifas extra dependiendo de elementos tales como el uso de puertos específicos, trabajo en horas punta, etc.

Costes de documentación: Aquí se incluirían los trámites documentales de importación y exportación.

Seguros y recargos para cubrir elementos como cambios en el precio del combustible o los tipos de cambio de divisa.

Como se acaba de analizar, el mundo de los transitarios es bastante amplio. Si en tus planes está importar de China por tu cuenta, valora la opción de contratar los servicios de un transitario para evitar sorpresas desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.