Reinventando un modelo de negocio milenario: Velites


Os comparto una entrevista que le hice a un cliente mío hace un par de meses y tenía pendiente compartir.

Para los que os interese aprender de un emprendedor que estuvo a punto de cerrar y de repente ha triunfado a lo grande… Es un caso de éxito sensacional, además con un producto a priori muy simple que parece no tener capacidad de mejora. Para que después alguien nos diga que todo está inventado.

Transcripción

Adrián Díaz: Todo está inventado, no quedan ideas por descubrir, los nichos se reducen y cada vez es más difícil diferenciarse, entre este mensaje catastrofista, y el otro extremo de vendedores de crece pelo, consultores que jamás fueron consultados, y expertos sin experiencia, que te venden un curso rápido que te va hacer ganar 30.000 euros casi sin apenas esfuerzo…, hay una escala de grises de emprendedores con sueños inacabables que se levantan todos los días bien temprano para ir a trabajar.

Me pedís casos reales, narrativas a cámara lenta, detalles, el territorio transitado por un emprendedor paso a paso: como es tener una idea, enseñar tu producto, patentarlo aterrizar en china, seleccionar los proveedores adecuados, obtener tu primer prototipo, producir masivamente, distribuir mundialmente sin que tu producto pase por tus instalaciones.

Sí un emprendedor es esa persona, esa persona que descubre una necesidad en la sociedad y aporta una solución. En pandemia lo que necesitábamos era hacer ejercicio en casa, hoy nos acompaña en el Lejano Este una persona que ha innovado una actividad que tiene más de 3.500 años de historia, el salto a la comba.

Se llama Matías es el CEO en la empresa Velites, y hoy nos va a contar que todavía quedan nichos de mercado, si tu sector es hacerlo bien.

Matías, la que has liado con una comba.

Matías Hernández: Pues, pues sí, bueno al final cuando empezamos la empresa, empezamos también por las combas, lo que pasa es que bueno después de 5 años la cosa ha ido evolucionando hasta lo que podéis ver ahora con todo el rollo este del Kickstarter, Indiegogo y todo el crowdfunding que bueno al final ha tenido mucho mucho éxito, pero bueno al final para llegar a esto llevamos con el producto de las combas unos cuantos años, y poquito a poco recolectando feedback de clientes, y viendo opciones, y viendo posibles soluciones, pues nos ha quedado un producto del que estamos muy orgullosos, y que ha quedado muy redondo, y se ve en el éxito que ha tenido internacionalmente, vamos.

Adrián Díaz: Hablemos del producto. Tus combas no son cuerdas al uso, son cables. ¿Qué incluyen? imagino que habéis tenido que hacer un diseño, ¿hay una tecnología propia ahí? Explícanos un poco.

Matías Hernández: Sí, el producto que ahora mismo es el que más éxito está teniendo, a pesar de que ni siquiera ya ha llegado apenas a las manos de unos cuantos cientos de clientes en todo el mundo, es la comba EARTH 2.0, que es una evolución de una comba con la que empezamos el negocio hace 5 años.

Efectivamente, la comba no tiene unas cuerdas digamos tradicionales de las cuerdas tradicionales de saltar de niños, porque es un elemento de entrenamiento profesional, es una comba que se podría catalogar en la categoría de producto Premium.

Digamos que no es la primera compra que harías si te vas a comprar una comba, probablemente sea la segunda comba que te compras una vez ya tienes claro que es un elemento que vas a usar en tu día a día ¿no? Están hechas en aluminio lo que son los mangos, y luego tiene una serie de características muy diferenciales, como por ejemplo, esta última comba que hemos sacado permite sacar los cables y cambiarlos rápidamente por otros cables de mayor o menor tamaño.

También permite añadir peso a los mangos de manera que  si la comba inicialmente pesaba 200 grs pues acaba pesando hasta kilo y medio, según que combinación de pesos y de cables utilices, y para ello evidentemente también hemos sacado una patente que cubre digamos esa funcionalidad, con el simpe objetivo de hacer que la comba no sea exclusivamente un elemento de cardio sino que también permita hacer desarrollo muscular, e introducirla en entrenamientos funcionales, o para gente que hace crossfit , de una manera a la que el cuerpo no está acostumbrado, y en consecuencia consiguiendo unos resultados de desarrollo muscular que antes pues no se podía.

Adrián Díaz: Es muy curiosa vuestra historia con nosotros, con nuestra empresa, porque a nosotros nos suele contactar gente, startup, en una fase muy embrionaria, y es un cliente que nos gusta mucho porque le podemos ayudar desde el principio, crear toda la estrategia de producto juntos, desarrollar prototipos etc… Pero en vuestro caso ya estabais funcionando.

Cuando nos contactasteis, teníais todo desarrollado, el producto, la idea, el canal de ventas, como mínimo pensado, pero os fallaba la fabricación. Explícanos un poquito como fue ese inicio de esa colaboración.

Matías Hernández: Bueno, para mí encontraros, y lo puedo decir sin ninguna duda, ha sido lo que nos ha permitido estar hoy aquí, y os lo digo en serio porque el margen del producto que yo tenía al inicio del negocio no permitía tener un negocio escalable, y que fuese rentable en canales como Amazon, no permitía invertir la cantidad de dinero que permite ahora, y llegasteis en un momento en que apenas tenía unos cuantos centenares de combas en stock de las fabricaciones que hacíamos aquí en España.

Yo recuerdo que después de unos meses de trabajo con vosotros el primer stock que conseguimos fabricar llegó cuando aquí me quedaban 50 combas de stock. Es decir que literalmente salvó, pudimos salvar conjuntamente un negocio que yo siempre creí en él, pero que cometí el error de no calcular correctamente los márgenes necesarios para llevar a cabo una marca deportiva como la que tenemos ahora, entonces vamos en ese sentido SedeenChina fue… fuisteis un poco los que me salvasteis de una caída al vacío.

Y pude continuar con el negocio, y bueno poquito a poco poder ya sacar más productos con vosotros, adaptando unas estrategias mucho más avanzadas, y llegar a conseguir un éxito con ya un producto, pues que lleva una patente detrás y lanzado internacionalmente a través de Kickstarter, que hemos sido la campaña Top 50, hemos estado entre las top 50 de fitness más fundadas de la historia, y todo empezó desde ese primer pedido que llegó en un momento en que nosotros teníamos aquí el agua al cuello, ósea que, no sé si habéis tenido algún otro cliente que le haya supuesto el día y la noche el trabajar con vosotros, pero para nosotros si que ha sido así.

Adrián Díaz: Pues te digo una cosa, muchas veces nos piden referencias, y voy a usar este podcast porque es precioso lo que has comentado, para enviárselo muchas veces a clientes nuevos, porque por desgracia, y lo entiendo, y lo entiendo perfectamente, pero hay muchos clientes nuestros que nos piden por favor que no publicitemos nuestra relación porque todavía por esa idea de no quiero que se sepa que mi producto viene de China, o por lo que sea, y tenemos experiencias muy bonitas que por desgracia no podemos publicitar, o no podemos como mínimo enseñar o dar esa referencia de un cliente nuevo, que lo entiendo, que pone toda su  producción en nuestras manos, pone su producto que muchas veces es como un hijo, es como el proyecto de tu vida, donde has invertido, no solo tu tiempo sino a veces todos tus ahorros, y obviamente lo quieren proteger, lo entiendo perfectamente, pero muchísimas gracias por como lo has explicado, y por valorarnos de esta manera.

Matías Hernández:  En este sentido, sí que te quería comentar que no entiendo muy bien que no se quiera decir que el producto se hace en China, porque primero lo tienes que poner en las cajas del producto, con lo cual cada cliente que lo compra ya ve donde está fabricado, y luego yo creo que también poco a poco ese estigma se está superando, quiero decir Apple fabrica en China, hay una especialización global que cada vez es más evidente, por países, por regiones, evidentemente el fabricante del mundo es China y pensar, aunque evidentemente nosotros ahora mismo también tenemos algunos proveedores españoles, e incluso europeos, sin embargo hay muchas veces que la calidad del producto que tú quieres fabricar es mucho mejor en China.

La capacidad de producción, digamos ya en cantidades importantes, por ejemplo las cantidades que vamos ahora a dar de combas, aquí no se pueden fabricar, o tendríamos que tener 5 proveedores para fabricar un tipo de pieza, y vamos yo creo que es un estigma. No sé si viene mucho de los años de Nike que hubo mucho revuelo con temas sobre todo laborales de los trabajadores y tal, pero creo que poco a poco se ha ido superando también un poco en la mentalidad colectiva ¿no? Es casi impensable pensar que España, o cualquier otro país de la Unión Europea, sea competitiva en fabricación, es que es muy complicado.

Adrián Díaz: Sí, sí, también es cierto que hay clientes que quizá utilizan esa razón, y en el fondo también quieran proteger su fuente, es decir, están pensando si yo muestro quien es mi proveedor de servicios en China quizás mis competidores también llegarán a él, es decir, hay diferentes razones para no querer mostrar parte de tu éxito y me parece fantástico, lo respetamos.

Matías Hernández: Sí, sí está claro.

Adrián Díaz: Pero agradecerte que hayas querido entrar en el podcast, explicar tu caso también creo que es superinteresante como un caso de éxito, de una, no sé si llamarla startup, una pequeña empresa y ver todo su recorrido como va creciendo.

Y nada, si seguimos con un poquito la historia de tu empresa, Velites, y llegamos a la pandemia. ¿Qué ha pasado que nos hemos puesto todos a saltar a la comba?

Matías Hernández: Sí bueno, está claro que el hecho de haber sacado este producto, que ha venido en un momento en el que ha sido un timing digamos bastante acertado, nosotros ya experimentamos una crecida en el volumen de ventas al iniciarse la pandemia, básicamente porque saltar a la comba era un buen ejercicio de cardio, para hacer en casa, y ahí aumentó mucho la conciencia y el conocimiento sobre el salto de comba, la verdad, y se ha quedado porque seguimos vendiendo a muy buen ritmo.

La gente que ha empezado a saltar a la comba en el confinamiento lo siguen haciendo ahora, entonces digamos que para nosotros dentro de lo malo de la pandemia, ha supuesto un impulso para la empresa desde luego, es innegable porque a nivel del números se ve rápidamente.

Adrián Díaz: Sí, sí la verdad es que ha sido una solución increíble para todos aquellos que hemos pasado ciertos meses encerrados en casa y necesitábamos algo ¿no? Necesitábamos movernos, necesitábamos actividad, y la verdad es que parece el producto diseñado perfecto para esta situación, que como dices al final hay negocios contracíclicos, no sé si se le puede llamar así a esto, pero bueno, la verdad es que os ha funcionado muy bien y estamos encantados.

Matías Hernández: Sí, yo creo que en general el sector del fitness, por lo menos en sus versiones más… o modelos más modernos, y también digitales, creo que ha sufrido un impulso de varios años en adelante gracias a esta situación de confinamiento. Yo sé que por ejemplo varios clientes nuestros que tienen gimnasios están en récord en este momento de apuntados y de nuevas suscriciones que hasta ellos mismos le ha supuesto un shock, porque pensaban que la pandemia iba a ser una cosa que les iba a ir mal, y finalmente han hecho muchos de ellos récord de facturación este año. La verdad es que, pues bueno no deja de ser sorprenderte, incluso Apple, que lo comentaba antes, ha sacado ahora el tema de Fitness+ que la va a convertir, ya no sólo en una de las empresas más grandes del mundo en temas electrónicos, sino también en una de las empresas de fitness más grandes del mundo.

Adrián Díaz: Curioso, curioso como nos vamos adentrando, como vamos oliendo por donde van las oportunidades, y como dices se van intercalando tecnologías y grandes empresas que se meten en un sector que no era el suyo, es muy interesante.

Y te quería preguntar, bueno quizá la audiencia no lo sepa. Hay dos grandes premios, hay muchos, pero hay dos grandes premios de diseño a nivel mundial, que son el AEF y el RED DOT, y vamos, conseguir uno de estos premios es bueno…, es una medalla al mérito en cuestión de diseño. Sobre todo esto ¿no? porque hay muchos productos que quizá… bueno…, muchos clientes nuestros vienen, compran un producto que encuentran en China fácilmente lo modifican ligeramente, o le cambian el packaging, para poder venderlo bajo su marca, pero diseñar un producto desde cero, y tener pues toda la…, visualizar ¿no? Que a veces no es tan fácil lo que tienes en la cabeza, y lo que al final acabar produciéndose.

Además, bueno, con la distancia de China, con la maquinaria que se va a utilizar, los materiales, la cantidad de pruebas, de prueba error, de muestras que se tiran a la basura que no se consigue el objetivo deseado, y llegáis vosotros y si no estoy equivocado habéis conseguido el RED DOT ¿es así?

Matías Hernández: Sí, es así, en la categoría de deportes. La verdad es que contentos no, lo siguiente, al final la comba no deja de ser un clásico del fitness, y haber sido…, entiendo que parte del mérito del diseño era ser capaces de rediseñar, y llevar un pasito adelante las capacidades de ese producto de fitness tan clásico, para convertirlo en una experiencia pues diferente, entiendo que es eso lo que han valorado.

Estoy orgullosísimo del equipo de diseño, con DEMEN DESIGN y evidentemente del equipo de Velites, porque todos hemos trabajado a una para diseñar este producto, que como bien dices, pues nos ha costado año y medio llegar al resultado final que ahora se está fabricando. Y la verdad es que pues siempre que venga un tercero con la reputación del RED DOT y te lo valide, pues sienta genial.

Adrián Díaz: Sí, enhorabuena por ese premio. Y ahora estábamos hablando de un proyecto que se tarda año y medio, que es muy interesante ¿no? Porque muchas veces a los emprendedores, a las startups, se les suele vender que el éxito es algo muy cercano, que no requiere apenas esfuerzo, que solamente tienes que hacer un par de clics en los lugares adecuados y vas a conseguir vender como una bestia, y tú hablas de un año y medio de trabajo para desarrollar un producto, y ¿Qué tienes? Imagino que para poder lanzar algo al año que viene ya debéis llevar un año, no sé si en pandemia os habéis parado un poquito también con el éxito de esta comba, pero cuéntame algo de algún proyecto futuro que nos puedas desvelar, que tengáis en mente.

Matías Hernández: Pues tenemos varios productos sobre la mesa ¿vale? El tema es que prefiero no desvelarlos ahora, porque tenemos siempre un poquito ahí a las empresas al acecho, a la competencia y tal, para ver que sacamos después para adelantarse y bueno…, si que te puedo decir que tenemos tres productos ahora mismo que estamos desarrollando nuevos , con sus correspondientes patentes detrás, entonces estamos ahora mismo en un proceso bastante chulo de I+D aquí dentro de la empresa. Y bueno, si tus oyentes siguen la empresa pues las podrán ir descubriendo poquito a poco conforme vayamos lanzándolas, lo dejo así para generar cierta expectación.

Adrián Díaz: Muy bien, oye que yo estoy desconectado de vuestro proyecto, ¿alguien de mi equipo sabe algo de estos nuevos productos que ahora me has generado curiosidad?

Matías Hernández: De tu equipo, sí, saben a trozos.

Adrián Díaz: Vale, Vale, Vale.

Matías Hernández: Algunos planitos de piezas y tal, ya les han llegado.

Adrián Díaz: Muy bien, muy bien ya han cruzado el continente. Vale.

Matías Hernández: Sí, alguno de estos productos nuevos necesita también de moldes de inyección, entonces si que sé que se están buscando proveedores de moldes de inyección ahora mismo.

Adrián Díaz: Vale.

Matías Hernández: Porque tienen algunas piezas de plástico, y se están buscando proveedores de moldes de inyección, sí.

Adrián Díaz: Muy bien, pues tu frase me habilita para recordar que muchas veces mis clientes piensan que sólo buscamos productos terminados, y no, muchas veces producimos desde cero, como decíamos, prototipos de ideas que algunas empresas tienen en la cabeza y nosotros las llevamos a cabo, como estabas comentando ahora, incluso a nivel de moldes y todo tipo de piezas que hace falta fabricar desde cero.

Matías Hernández: Sí, sí, nosotros, de hecho, el proceso de prototipado… o sea nosotros diseñamos los productos estrella de la empresa (son todos diseños propios) y son productos que en principio pues lo que os comentaba, incluso se están desarrollando patentes propias con lo cual son productos que no existían antes y se están desarrollando al 100 por 100 con SedeenChina.

Para algunas cosas sí que hacemos con proveedores locales, porque por ejemplo para las piezas de plástico puedes prototipar con una impresora de 3D casera, pero luego para llegar a prototipos más finales y tirar los planos de fabricación y tal, para poder hacer una pequeña tirada inicial pues ya vamos con vosotros, y es en la fase que estamos con estos nuevos productos, con uno de ellos por lo menos.

Adrián Díaz: Muy bien ¿En qué mercados estáis entrando? ¿Cómo funcionan? Lo que me puedas desvelar… ¿canales de venta, países? Cuéntame un poquito, porque esto ya excede a España, entiendo.

Matías Hernández: Sí, sí,  haber nuestra marca ahora mismo está enfocada en el lanzamiento ahora en julio en Estados Unidos, ahí tenemos un lanzamiento importante ahora en un mes, y estamos creciendo curiosamente después del Kickstarter en países que antes no teníamos tanta presencia, uno de ellos es por ejemplo Alemania, aquí en Europa, y ahora mismo estamos teniendo bastante tirón en 3 países asiáticos que son Japón, Taiwán y Corea, por alguna razón, no sé si el fitness se hace más allá con comba, o algo de esto, pero es curioso que ahí hemos tenido bastantes ventas durante el crowdfunding, y ahora mismo se están replicando las campañas en esas zonas y con bastante éxito. La verdad es que estamos gratamente sorprendidos por la acogida asiática del producto también, sí.

Adrián Díaz: Y me suena que también estábamos en negociaciones, o algo así me comentaron mis socios, para poder ser vuestro centro de distribución hacia Asia y no tener que traer el producto a España y distribuir desde España, algo que no tendría ninguna lógica ¿no?

Matías Hernández: Sí, sí, de hecho la idea es ahora servir a Estados Unidos desde ahí y luego tener un fulfillment global a todos los países que no son Europa ni Estados Unidos, desde vuestras instalaciones, básicamente para… al final nos hemos visto en la tesitura de tener demanda global de este producto, y claro después el servicio al cliente, y compra por ejemplo de cables nuevos cuando a la gente se le acaben desgastando, o nuevos productos que vaya sacando la empresa, pues evidentemente vamos a ir teniendo la demanda de clientes existentes que están contentos, con lo cual tenemos que pensar una solución de fulfillment para todo lo que es el ecommerce, y bueno pues con vosotros si estamos haciendo ahora mismo la organización de ese fulfillment para todos los pedidos globales, al margen de Estados Unidos y Europa, que se hacen desde almacenes en el propio continente Europeo y Norte Americano.

Adrián Díaz: Oye, una curiosidad. ¿De donde sale lo de Velites? Porque no sé si tiene que ver con la infantería romana o…

Matías Hernández: Sí.

Adrián Díaz: ¿Sí es por esto? ¿Lo explicas?.

Matías Hernández: Sí, sí los «vélites» eran en su día, empezaron, como los soldados más pobres del imperio romano, y su tarea era abrir combate. Entonces sólo iban armados normalmente con una lanza, y básicamente se encargaban de ser los primeros en salir a combatir contra el enemigo e iniciar todos los combates, evidentemente eran también los más valientes, conforme fueron pasando los años, también les dejaron llevar un escudo, y la V de Velites es precisamente ese…  el logotipo, es una alegoría a esa lanza que tiene evidentemente forma de punta o forma de v clavada en el suelo por eso la v de Velites es como una v cortadita por abajo.

Adrián Díaz: Ostras que bonito… Claro cuando lo has empezado a explicar, estaba pensando: “son la carne de cañón, es la carnaza que pones al principio del combate”, pero bueno luego has explicado que eran los más valientes ósea que hay un punto ahí…

Matías Hernández: Eran los más valientes, y sinceramente me sentía al inicio muy identificado con los vélites porque cuando tu inicias un negocio pues básicamente vas desnudo, con los pocos recursos que tienes, y no sabes muy bien si vas a salir vivo o no, con lo cual los vélites son una muy buena representación del emprendedor cuando empiezas.

Adrián Díaz: Es sensacional la comparación. Pues ahora que hablas de emprendedores, ¿Qué consejo les darías? Nos escuchan muchos emprendedores, que bueno…, siempre me preguntan bueno ¿Qué podemos hacer en China, sin tener necesariamente relación con China? Qué consejo le darías a un emprendedor, algo que haya sido clave en tu estrategia de estas cosas que no se aprenden en escuelas de negocio, ni se pueden aprender en un libro, o en un manual.

Matías Hernández: Pues sinceramente, el mejor consejo que les puedo dar es centraros en la estrategia de ventas, centraros en el marketing y en conseguir clientes.

Y por favor, dejar la gestión del producto a un profesional con experiencia que haya sido capaz de hacer varias veces otros productos en China, porque hacerlo por ti mismo puede ser una fuente de agotamiento, y de tirar la toalla antes de tiempo…, pero además lo digo con total convicción porque haber podido delegar la gestión de proveedores con vosotros para nuestro caso es clave para poder centrarnos en lo que realmente aporta valor, que es la generación de contenidos, la generación de estrategias de marketing, la captación de clientes…, que es suficiente trabajo ya da como para…, además lo decimos ya un poco con conocimiento de causa, porque hemos hecho fabricación aquí y sabemos lo que significa a niveles de control de calidad, a nivel de gestión de proveedores, según que producto sea es evidentemente… es tal jaleo… y cada proveedor que encuentras es un mundo, que a mi me parece algo tan importante que explorarlo por ti mismo o aprenderlo habiendo profesionales que te pueden cubrir las espaldas, no tiene mucho sentido.

Adrián Díaz: Sí, es muy interesante lo que dices. Habitualmente nuestro cliente, voy a decir modal, es la startup que está creciendo y que le faltan manos ¿no? Yo lo que les puedo decir es: déjanos ser tu departamento de compras si quieres, porque es ese socio, muchas veces cuando son dos socios que uno se dedica a comprar y otro a vender, pero en ocasiones no está el socio que es el experto en compras, y es la misma persona, el mismo emprendedor, el que está cada día cambiándose de sombrero 6 horas en compras, 6 horas en ventas, lo que dices… peleándose con hacienda, contratando gente nueva en su oficina, apagando fuegos y dices le faltan manos.

Y cuando te planteas como emprendedor, porque esto lo vivimos todos los días, contratar, dices vale, pero es que contratar significa formar, equivocarme, despedir, volver a contratar, volver a formar, y dices «vale, tengo una empresa que me soluciona esto, externalicemos».

Es algo que obviamente lo digo de manera ventajista porque soy el beneficiario de esa externalización, pero realmente creo en ello. Yo todas las partes de la empresa que puedo externalizar, lo hago, porque no tiene mucho sentido tener un… en mi caso ¿no? Tener un contable, externaliza la contabilidad, tener… no sé… un guardia de seguridad, lo externalizo, la gente de la limpieza, lo externalizamos ¿no? Hay cosas que vemos muy evidentes, pero hay otras que el emprendedor pues le cuesta mucho soltar porque lo quiere hacer el porque nadie lo va hacer como él.

Y es verdad nadie lo va hacer como tú, pero al final como dices te tienes que focalizar en lo que eres mejor, y tu conoces tu producto, tu sabes lo que quiere tu cliente, y de alguna manera es eso en lo que tienes que invertir tu tiempo, que al final es un recurso finito ¿no?

Matías Hernández: Sí, sí hay. Bueno al principio vas un poco por fases, pero yo creo que la clave de la externalización en ciertos aspectos es que no las puedes, ni… lo que dices, a no ser que tengas un socio que es experto en compras en países asiáticos, porque no tiene nada que ver comprar en España a comprar en China, pues bueno… si tienes esa persona dentro del equipo pues lo puedo hasta entender, pero porque ya llevará 10 años haciendo eso, pero si no, buf, es que puedes acabar desquiciado.

Adrián Díaz: Te entiendo, te entendiendo perfectamente. Una pregunta ya fuera de tu negocio. Con tu experiencia como emprendedor, porque a veces, bueno… quizás nos está escuchando gente que dice vale ,chapó, me encanta la experiencia que tiene Matías pero yo no me voy a poner a fabricar combas, ya está él, pero me gustaría encontrar ese nicho que no he sabido ver.

Entonces yo te quería preguntar a ti, si no estuvieras en Velites con la experiencia que has adquirido, ¿Hay algún sector o algún producto que digas «mira esto no lo voy hacer en esta vida, pero si tuviera otra como en un videojuego, me metería de cabeza en este sector o en este producto»?

Matías Hernández: Sí, pues es que hoy justo, casualidad, con un amigo que se dedica al tema de fotovoltaica y tal, hemos estado comentando un posible producto que surgió la idea ayer, y ese me ha emocionado, a ese le he dicho «hoy, si no estuviese en Velites me metía de cabeza».

Adrián Díaz: Ostras, buenísimo.

Matías Hernández: Ha sido hoy casualmente, me parece mucha casualidad que me hayas preguntado esto hoy, pero básicamente estamos pensando…, porque él me lleva tiempo ya hablando del tema de fotovoltaica y tal, para encontrar una solución viable, que permita reducir el tiempo de amortización de las placas solares de 10 años a 5, o a menos de 5, y hablándolo lo hemos encontrado, y estamos ya investigando como poder hacer esa propuesta viable, esa propuesta viable.

Todavía no tenemos muy claro como, pero básicamente se mezclan dos mundos que aparentemente no tienen mucho que ver, y es utilizar / alquilar capacidad computacional de un ordenador, digámoslo así sencillo. Utilizando la energía fotovoltaica en los momentos en los que no se usa de esa manera, te permite hacer un ciclo de facturar la energía que no se está utilizando y que va a quedar malgastada porque no se puede acumular.

A mí me parece que hay una oportunidad, para recuperar la inversión de placas fotovoltaicas a 5 años sin ayudas del gobierno.

Adrián Díaz: Y no sé si me meto donde no me llaman, pero y ¿tiene que ver con esa energía utilizarla para el tema de criptomonedas?

Matías Hernández: Sí, sí, sí.

Adrián Díaz: Vale.

Matías Hernández: En esto hay diferentes proyectos que podrían dar una rentabilidad suficiente como para mezclar esos dos mundos, y reducir el tiempo de amortización a 5 años sin ayudas, eso es.

Adrián Díaz: Muy bien, muy bien. Vale, pues para terminar ya, sabes que a todos los invitados del Lejano Este les pedimos que se despidan con un proverbio asiático, un proverbio chino, una frase que sea significativa, te hemos pedido que nos trajeras una y con ello vamos a cerrar el programa.

Matías Hernández:  Vale, pues la voy a ligar con el inicio de la entrevista. Antes he comentado que prácticamente estaba a punto de cerrar cuando empezamos la relación, y tengo aquí un proverbio chino que dice: “jamás desesperes aún estando en las más obvias aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante”, entonces me quedo con ese proverbio chino, porque en mi caso así fue.

Adrián Díaz: Fantástico Matías, pues con ese proverbio despedimos el programa. Gracias y hasta pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.