Relaciones entre los países comunistas durante la guerra fría (I): China, la URSS y nuestro adoctrinamiento educativo

 

En múltiples ocasiones escuchamos noticias donde se nos explica que en tal territorio explican la historia de forma ridícula, tienen tradiciones o una religión que propone prácticas anacrónicas y nos suele sorprender lo adoctrinados que están «los demás».

Suelo decir que nacionalista es todo aquel que quiere más a su nación… Que a la mía. Integrista es todo aquel que practica una religión diferente a la mía y llevado al fútbol, forofo es todo aquel que celebra los goles de su equipo y no los del mío. Porque yo soy el único no manipulado. El único con una visión amplia, objetiva y que no cae en una cámara de eco continua que fomenta mi confirmation bias.

Adoctrinamiento escolar

Un libro que suelo recomendar es “De campesinos a franceses” de Eugen Weber. Nos explica como hasta finales del Siglo XIX no existía el sentimiento de pertenencia a Francia en más de la mitad de la población del país. Yo como político de aquel momento observaba que un granjero podía dar su vida por su mujer, por sus hijos o por sus tierras, pero no daría la vida por mí.

Para que os hagáis una idea, 1 de cada 5 franceses no hablaba francés (hablaban vasco, corso, alemán, bretón, catalán, italiano… un montón de idiomas, ¡Para casi un cuarto de tu país, el francés era un idioma extranjero! Hablamos de hace ciento y pocos años.

Y la idea es secuestrar a los hijos de esos granjeros, colocarlos en una prisión durante una serie de horas al día que llamaremos escuelas, y les enseñamos, para empezar el idioma francés, y la geografía de Francia, los ríos de Francia, las montañas de Francia, historia de Francia, los héroes de Francia, los villanos de otros países… Estudian las veces que han sido atacados, explican que si ellos en algún momento atacaron a algún país fue para propagar la fe, la educación o lo que sea, pero que en todo caso, los lugares arrasados están mejor ahora que antes. Pero, en cambio, todos los países vecinos que en algún momento atacaron Francia, son lo peor.

Cambiad Francia por el nombre de vuestro país y veréis que a vosotros, seáis peruanos o iraníes os han enseñado exactamente lo mismo.

Yo solía decir aquello de que España es un cruce de caminos, crisol de razas… Que claro al estar en un lugar estratégico pues, ha sufrido invasiones de todo tipo es decir, me victimizo, pero a la vez esas invasiones nos han dejado una cultura muy diversa, es decir, presumo… Pues bien, cuando sales por el mundo, cuando escuché a la tercera persona de un país distinto repetir una por una las mismas palabras, un turco, un griego, varios centroeuropeos, pensé… ¿Qué pasa aquí?

Pues que todos hemos sido adoctrinados en mayor o mejor medida. Y yo, que soy un subproducto de la EGB, crecí pasando exámenes donde la mitad del mapa mundi estaba en azul y la otra mitad en rojo y que todos los que no formaban parte de la OTAN eran los malos.

Distintos bloques, distintos dogmas

Obviamente, el comunismo estaba muy mal y todo eso, pero también os digo que probablemente se explicara mejor en aquellos países lo que era la OTAN de lo que se nos explicaba a nosotros lo que eran ellos. Que prácticamente no sabíamos nada. Hablo de mi experiencia. Quizá ahora se enseña mejor o antes también se hacía y yo tuve mala suerte con mi profesor con el libro de texto escogido, no lo sé.

También es posible que vosotros complementabais vuestra formación reglada con contenidos extraescolares y ya en esa época teníais una perspectiva mucho más amplia. Yo en aquellos años pensaba en chicas y en fútbol y la verdad es que estudiaba sólo para pasar los exámenes. En cualquier caso, perdonadme si generalizo. En mi caso, no sabía nada y las discusiones que me llegan todavía a día de hoy me hacen pensar que con internet y tecnología infinitamente superior a la que yo tenía de pequeño… seguimos contando lo mismo.

A modo de autocrítica quiero pensar que… que los chinos no sepan lo que pasa fuera se debe a unas restricciones que la población no ha elegido, pero que nosotros no sepamos lo que pasa en China se debe a vagancia mental, maldad… Sí seguimos repitiendo dogmas obsoletos a sabiendas… O si aplicamos el principio de Hanlon, estupidez.

Como decían cuando cayó el muro de Berlín los alemanes recién liberados: “Ahora sabemos todo lo que nos habían contado del comunismo era mentira, pero lo que nos habían contado del capitalismo… Era verdad”. ¿Y qué se contaba sobre la OTAN y en general el mundo capitalista? Que había un hegemón, que era EEUU, que detrás había un montón de países que no pintaban (y que no pintan) nada, y que cuando EEUU dice hay que arrasar este país porque me parece a mí que esta gente no separan bien la basura, pues nadie dice ni mu y ese territorio en dos telediarios lo hemos convertido en un solar precioso. Pues bueno, como decíamos, quizá lo que les explicaban a los chinos o a los soviéticos sobre el comunismo era mentira, pero lo que les explicaban sobre la OTAN, bueno, con algún matiz era bastante cierto.

Mentiras vigentes

Ahora bien, ¿Qué se nos explicaba, o se nos explica a nosotros sobre la zona roja del mapa? Vamos por lo que se nos explicaba, como mínimo lo que yo viví, que así si lo cuento en primera persona nadie me lo puede discutir porque hablo de mis vivencias: pues que había un hegemón, la URSS, que iban todos a una, que los demás no pintaban nada… y podemos repetir punto por punto prácticamente lo que decían los unos de los otros. ¿Cuál es el problema? Pues sólo uno, casi inapreciable. Que todo esto es rigurosamente falso.

Quizá lo hacían para resumir, quizá no había maldad y, de nuevo, tan sólo estupidez o ignorancia… El caso es que a día de hoy, 30 años después de la caída del muro de Berlín, me siguen diciendo las mismas cosas… Y eso ya me preocupa.

Hay lugares donde todavía se explica que chinos y los rusos China y Rusia van siempre de la mano, porque claro, ¡como son comunistas! 🙂 . En fin. No, empezando por esta relación, no.

Los chinos y los rusos se llevan a matar, siempre se han llevado mal y se han llevado mal especialmente durante la guerra fría, cuando sí eran comunistas.

____________

 

Os voy a contar una anécdota. Por mi afición a la historia, he visitado algunos lugares inverosímiles en China y entre ellos algunos búnkeres anti-nucleares. En una ocasión, se me ocurrió hacer una broma y decir -bueno, si nos atacan los americanos aquí estamos a salvo, ¿verdad?- Y entonces el abuelo del lugar me explicó que esos búnkeres no se crearon en previsión de una guerra nuclear contra EEUU, eso ni se consideraba… Se diseñaron y se construyeron urgentemente (ya sabéis a la velocidad a la que construyen los chinos) pensando en una guerra nuclear inminente contra la URSS.

Grandes amigos, grandes enemigos

Obviamente, la guerra fría duró cuatro décadas en las que el tiempo pasó muy despacio y podemos encontrar todo tipo de momentos. Años de amistad y cooperación, donaciones importantes por parte de la URSS a un país que se encontraba devastado tras dos guerras muy duras… Es decir, quien quiera argumentar que Rusia y China sólo son como un matrimonio mal avenido… Tiene mimbres de sobras para ello. Mi experiencia viviendo en China e investigando sobre el tema, no es esa.

En multitud de ocasiones se llegó casi a una ruptura total, pese a mantener de cara a la galería las relaciones diplomáticas, éstas fueron nulas en muchos momentos y la rivalidad ideológica, las críticas de unos a otros los diferentes modelos comunistas fueron continuas para debilitar los intereses del otro. La cuestión mongola, países comunistas que se posicionaban a favor de la URSS o de China, discrepancias sobre el nivel de beligerancia con los EEUU, en las que los chinos atacaban severamente los soviéticos por ser demasiado blandos… El descontrol que provocaba en las estrategias de Moscú tener una bomba de relojería en su retaguardia… Una bomba además del tamaño de China…

Hasta el ministro de exteriores soviético se llegó a reunir (en 1959) con los americanos para proponer una guerra contra China a la que los soviéticos temían más que a los propios americanos. De hecho, llegó a haber combates entre China y la URSS por disputas fronterizas históricas. Es decir, nos cuadre más o menos con el relato establecido que hemos leído en nuestros libros, China y la URSS estuvieron más cerca de la guerra que cualquiera de ellas con EEUU y eso es algo que explicado así cambia radicalmente la manera en como se nos relataba la amenaza comunista en occidente.

Siendo malo diría que EEUU supo jugar muy bien sus cartas enfrentando a unos y otros con estrategias muy inteligentes, conocemos la habilidad de los americanos para provocar casus belli cada vez que se «mueren» por entrar en una guerra… Y la URSS y China se lo pusieron muy fácil. Un ejemplo, el viaje de Nixon a China tras haber vendido a los taiwaneses pagando además a los chinos con el sillón de la ONU, fue una jugada maestra que puso muy nerviosos a los soviéticos… Ya que de repente vieron fantasmas por todos lados en un posible pacto sino-americano.

Y si la base de la discusión era ideológica, (os pongo un ejemplo) si la revolución la tenían que llevar a cabo los obreros como pasó en lo que sería la URSS o los agricultores como pasó en China (donde claro, no había apenas obreros), pues imaginad si después de 30 años discutiendo quién es más comunista y quién odia más a los americanos, de repente Deng Xiaoping abre la economía al mercado y genera un boom de crecimiento a través de un capitalismo salvaje. Pues obviamente, la cosa entre China y la URSS no mejoró hasta prácticamente la caída del comunismo en la URSS.

Tensiones que continúan

Pero, que hoy no se lleven mal no significa que se lleven bien. Todavía hoy su relación es muy distante. Para que os hagáis una idea, hasta ayer por la tarde, cualquier intercambio internacional, venta de petróleo por ejemplo, entre China y Rusia se hacía en dólares. Otro día hablaré de divisas y temas económicos pero, nefasta la poca colaboración que ha existido incluso ya no entre dos supuestos socios vs un enemigo externo… Ni siquiera intentando buscar una neutralidad a tres bandas, es decir, que nos llevamos igual de mal entre nosotros que cada uno con nuestro peor enemigo, no, esos supuestos socios utilizaban la moneda de ese enemigo para intercambios bilaterales.

Y éste es el mundo en el que vivimos, que no digo que vaya a ser así para siempre pero éste es el entorno en el que nos hemos tenido que mover los empresarios en el comercio internacional. Mientras Rusia vive de exportar gas y petróleo y China vive de exportar prácticamente de todo, EEUU vive de exportar papelitos de colores por los que hasta sus enemigos se vuelven locos. Se lo ponemos, realmente fácil.

Un tema que posiblemente no aporte mucho a este debate pero para los que no habéis estado en China quizá os resulte curioso. Pese al aislacionismo que supone no disponer de las redes sociales americanas… Que esto no es un tema menor, países como Camboya o Tailandia -muchísimo más pobres que China- tienen un nivel de inglés muy superior simplemente porque les llegan las mismas modas que a nosotros y les llegan a la misma velocidad. Y la canción del momento de TikTok y la frase de este youtuber que se repite por las calles… Esto globaliza.

China ha optado por otra estrategia por otros motivos, pero las decisiones tienen consecuencias y sí, la cultura general que tiene un estudiante de secundaria malayo no tiene nada que ver con la de un chino, que ojo… Otro debate sería si creemos que lo que se pierden en Youtube, Tiktok e Instagram es esencial para su formación, pero bueno, ya digo… ese es otro debate.

El tema es que a pesar de todas esas restricciones, no menores, la cultura americana está infinitamente más implantada que la cultura rusa. Es cierto que Rusia a pesar de toda la importancia que le otorgamos -como si fuera una superpotencia- es un país con un PIB algo superior al de España. No es comparable con EEUU ni tan si quiera al estado de California, en cualquier caso, pero no hay prácticamente nada que chinos admiren de los rusos o de un actor, deportista, plato o baile.

No encontrarás a ningún chino que piense en Moscú como ciudad a visitar. Vamos, no la colocarían ni entre las 50 primeras… Y no es que EEUU sea el primer destino, pero para muchos chinos sí lo es. Muchos matarían por la Green Card americana, renunciarían a su pasaporte chino por el pasaporte americano. También os digo que lo harían porque no han estado allí y lo tienen idealizado, pero ¿es curioso no? Imagino que sí habrá cubanos a los que les gustaría ir a Rusia. Bueno ahora quizá no, pero hace 40 años imagino que sería un sentimiento mayoritario.

Los chinos, más allá obviamente de una cúpula que vivía muy bien, huían a EEUU. De hecho, hace unos días publicaba en Twitter unas entrevistas aleatorias a transeúntes chinos en los años 90 y ¿qué decían? Que algún día serían como EEUU, que algún día superarían a Hong Kong o incluso a Japón. Ya no es que no nombraran a la antigua URSS o a Cuba en su objetivo de estado socialista futuro, es que venían de ahí y no mencionaban ni a los teóricos países socialistas que sí funcionan.

Anecdótico pero más datos para los que siguen pensando que en términos de la guerra fría.

En fin, lo dejo aquí, seguiré en otro episodio hablando de las relaciones entre China y Vietnam, Corea del Norte, Camboya y otros regímenes comunistas donde me da la sensación que, de nuevo, contamos con información confusa o como mínimo muy desactualizada.

Os dejo con un proverbio chino: «Los verdaderos amigos se conocen en la adversidad»

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.