Una adivina me dijo


En esta ocasión entrevisto a Claudia Vannini, un miembro clave de nuestro equipo y de nuestro futuro. Ha conseguido que alguien tan escéptico como yo, cuelgue un post-it del espejo del baño con la frase que me debe acompañar durante todo 2021 «Nada es más importante que la tenacidad».

Aquí os dejo el resumen de la entrevista.

Viviste en Laos. Que nos dices de Laos en 2 minutos para que alguien que nunca se ha planteado ir, le pueda entrar curiosidad por este país

Para invitar a visitar Laos, quiero empezar a describirlo con una frase que leí nada más llegar en el país. : Laos no es lugar, es estado mental!  Durante el tiempo que pude quedarme allí puede comprender el significado de esta frase en profundidad.

Podría hablar de su riquísimo patrimonio ambiental, de la belleza primitiva de sus aldeas invisibles entre la vastedad de sus montañas, y la calma atemporal del Mekong que se abre en el sur del país formando un firmamento de islas, pero Invito a ir a Laos porque tiene una historia poco conocida. Cuando crucé las montañas desde Vietnam, no conocía la guerra secreta que vivió y la aniquilación provocada por Estados Unidos. Ignoraba que fuera el país más bombardeado de la historia. Como primera razón, podría parecer macabra, pero yo creo que da mucho sentido a una visita. La segunda es que es un país no industrializado. No produce nada. Vive de una economía de subsistencia. Es muy raro hoy en día encontrar un sitio tan poco desarrollado. Es un país extremadamente poco poblado. Se cuentan alrededor de 7.000.000 de habitantes en una extensión poco inferior a la de Italia.

Es un oasis de paz en el ajetreado y caótico sud este asiático y esta es la razón por la que decidí quedarme.

Es un país muy corrupto y obviamente el dinero tiene valor, pero no poder. Nunca en otros lugares he tenido la posibilidad de ver como el dinero no tiene el poder de quitar la calma a la gente. La calma interior, lo que ellos entienden por bienestar, no se pone en juego por razones de dinero.

Es un lugar donde puedes encontrar a gente diferente a ti, realmente lejos de tu manera de sentir y de pensar.

He descubierto el poder de la indiferencia y he experimentado absoluta impotencia frente a ella. Me ha sorprendido el nivel de tolerancia de la que son capaces.

El dolor no se expresa. Por las caras de la gente no te das cuentas si están sentado en un banco de urgencias o en un banco de una estación de autobús.

He visto el desapego en «adiós» sin abrazos ni lágrimas.

La ausencia de violencia es casi total.

Todo esto pasa en Asia en general, pero es en Laos donde he encontrado el tiempo y el silencio para darme cuenta.

¿Cuál es tu lugar favorito de Asia?

Es una pregunta demasiado difícil.  Puedo decir que Calcuta ha sido el sitio más pintoresco y peculiar en el que me encontrado.  Por sus contrastes, su vitalidad y su belleza decadente. Quizás porque era el sitio al que tenía más miedo y he descubierto que era totalmente infundado.

¿Te ha cambiado la forma de pensar sobre China desde que trabajas con China? Porque quizá desde el punto de vista de Laos, somos el enemigo.

Sinceramente no, porque viajar en Asia, y no solo (porque lo mismo pasa dándote una vuelta por el centro de Roma) ya te lleva de por sí a enfrentarte con el poder chino y tienes que asimilarlo de alguna forma.

China está devastando Laos, ha devastado di devastará muchos otros lugares del Mundo, pero odiar a China es muy fácil y muy poco responsable.

Me niego a dar a un problema el nombre de una nación.

China hoy en día encarna el progreso y todas sus contradicciones. Tenemos que reflexionar sobre lo que la humanidad decide poner a la venta y lo que bajo ningún concepto debería estarlo.

¿Qué es lo más difícil de trabajar con el equipo chino?

Me parece dificilísimo tener que controlar algo tan complejo y cambiante como los procesos de compra en China. Me he quedado impresionada por el nivel de control que hay que ejercer por la cantidad de fases y aspectos a tomar en cuenta para poder llevar a cabo una compra con éxito.

¿Hay algún aspecto de tu trabajo en SedeenChina que te ha sorprendido?

Me han sorprendido muchas cosas y esto lo considero una ventaja, pero nombraré la más reciente.

Pongo en situación: tomamos acuerdos con una fábrica para el desarrollo de un prototipo, pero después de unos cuantos meses, la fábrica quiso dejar de colaborar.

Tuvimos que ir a visitarles para entender las razones de su falta de compromiso con nosotros.

A la fábrica el producto no le parecía competitivo y por esta razón perdió interés en él.

Tuvimos que hacer una verdadera labor de persuasión para convencerles a seguir con el proyecto. ¡Fue casi una misión diplomática!

Lo que me ha sorprendido de este episodio fue que quizás hacemos negocios pensando que con tal de pagar lo que se nos pide, podemos llegar a obtener lo que queremos, quizás porque, aunque no seamos conscientes de ello, vamos por delante con nuestro concepto de que el cliente siempre tiene razón

Tenemos otro concepto del compromiso y nos parece que sea una cuestión de honor respectar lo acordado.

En este caso, siguiendo la negociación, tuve la posibilidad de entender que es respetable que un fabricante quiera negarse a gastar su tiempo y recursos en algo que no le resulta rentable ni atractivo, en una palabra, no comprometerse a trabajar en algo en el que no cree.

No tenemos que sentirnos traicionados, si no buscar el entendimiento y gastar las energías necesarias para compartir visiones y objetivos.

¿Tienes algún libro para recomendar sobre Asia?

Un adivino me dijo de Tiziano Terzani, periodista de culto a nivel internacional, corresponsal durante la guerra de Viet Nam. En Hong Kong un adivino le dijo de no viajar en avión porque su vida habría estado en peligro. Durante la noche vieja del 1992, encontrándose en la selva de Laos, Terzani decidió viajar durante todo el 1993 si usar aviones, sólo por tierra, tren y barco. De esa experiencia nace este libro.

¿Cuál es tu mayor fortaleza, lo que nunca delegas? 

Creo que es la obligarme a medirme con tareas y situaciones desconocidas y que tardo mucho antes de darme por vencida. No me niego la posibilidad de intentar hacer cosas por las que no me siento preparada. Quiero precisar que no es un mérito, si no el resultado de la adaptación a los tiempos que mi generación ha vivido.

No delego la responsabilidad de los fracasos.

¿Cuál es tu fracaso favorito? Algo que a priori sea un fracaso pero que te haya servido como punto de inflexión en tu vida. 

Mi fracaso favorito es mi vida académica. He estudiado 10 años, primero me he licenciado en crítica de arte, y luego especializado como restauradora de obras gráficas, pero la crisis del 2008 me llevó paulatinamente a dejar la profesión. Ha sido un gran fracaso personal porque la restauración es una profesión que me encanta y me gustaba dejarme definir por ella. He trabajado como camarera, cocinera, limpiadora, he abierto mi propria empresa, he viajado, he sido guía turística, profesora y ahora trabajo con vosotros. Hoy, más que mi fracaso, veo lo mucho lo que me han enriquecido todas estas experiencias.

Proverbio y frase famosa que nos deja Claudia:

«Quién nunca se ha doblado, no sabe aguantar el peso de sí mismo» – Dostoevskij.

 «La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta» – Proverbio chino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.